El Minuto 90

¿Cómo se llamó la obra?

Acto número uno, Pachuca contrata a Honda. Acto número dos, América contrata a Ménez. Acto número 3, León contrata a Donovan... ¿Cómo se llamó la obra?

Querido lector, usted tiene mayor capacidad de ingenio que este humilde columnista.

Póngale el nombre que le parezca mejor. Póngale ingenio y creatividad, se va a divertir, ya que ni Keisuke Honda, ni Jérémy Ménez, ni Landon Donovan son André-Pierre Gignac. Mire usted, lo que están intentando hacer el Pachuca, el América y el León no está del todo mal.

Están en la búsqueda de un crack que les venga a resolver la parte ofensiva, que los ayude a un tema mercadológico y que de paso les ayude a obtener títulos de Liga.

O sea, en pocas palabras, que venga a resolverle el mundo a estos tres equipos tal como lo hizo el francés a partir de su llegada a Tigres.

Nadie sabe qué le depara el futuro al Pachuca con Honda, pero a lo que yo he visto del Japonés, no le auguro un futuro prometedor, no es goleador y tampoco ha sido determinante en el ataque de los Tuzos.

Del francés Ménez siento que es el que puede andar mejor. Aunque sus últimos números son de regulares a malos. Mientras que del lado de Landon Donovan, qué le puedo decir, si ya estaba retirado. Tal vez me equivoque y venga a darle a León un aporte importante, pero siento que Landon no es más que Elías Hernández ni que Luis Chapo Montes, ni por supuesto es más que Mauro Boselli.

Creo que León fue el equipo que mayor oposición le puso a Tigres la Liguilla pasada. El futuro nadie lo sabe, nadie sabe qué va a pasar, lo que sí creo y es un hecho, es que mientras los demás lo siguen intentando, Gignac y los Tigres siguen cabalgando una y otra vez más.

Abrazo. 

guillermo.gonzalez@milenio.com

twitter@WillieMty