El Minuto 90

El campeón de la banca

Chicharito se ha convertido en el eterno suplente; no juega ni por equivocación. Lo ponen de vez en cuando ante los rivales más malos. El Ludogorets de Bulgaria o el Cornellá de España son dos de los pocos equipos a los que ha podido enfrentar. Javier Hernández está haciendo una carrera de suplente.

Su ceguera no lo deja ver más allá de la mercadotecnia que lo rodea.

Él no es jugador de futbol, él es un sonrisas vende camisas que no sabe patear un balón a modo ni sabe poner a un compañero en posición de gol.

Ancelotti no es tan tonto como yo creía y ya se ha dado cuenta que Javier sólo sirve para calentar la banca.

Ni en el Mundial de Clubes ganando 4-0 a Cruz Azul lo metieron al campo de juego. Ni su representante lo cuida; el mexicano ya no juega ni un minuto.

¿De qué sirve estar en la banca de todos los equipos en donde intenta jugar? ¿De qué sirve acumular títulos en su carrera desde la banca? ¿Acaso no se da cuenta que se está haciendo daño a él mismo? No lo entiendo. No comprendo nada.

Creo que a él le han vendido espejos de humo haciéndole creer que es menudamente regular, cuando ni en un equipo de segunda categoría en Europa pudiera alinear de titular.

En fin, el tiempo y la banca han puesto a Chicharito en su lugar: un eterno suplente que no juega, no hace goles, no suma minutos… pero vende muchas camisetas.

Si tú crees que El Chicharito es buen jugador, te explico que no sabes nada de futbol.

Pena ajena.

guillermo.gonzalez@milenio.com

twitter@WillieMty