Balón sin ley

La cruda… realidad

La megapantalla del árbitro Ricardo Arellano pudo cubrir perfectamente la pésima actuación de la alegría de la casa: los Tigres del Tuca.

El desempeño mostrado por estos deja en claro que se está muy lejos de lo que se espera de un plantel tan completo como el que se tiene; se pudo ver un desorden defensivo inusual en los equipos de Ferretti, la propuesta ofensiva se vio inoperante ante los pocos recursos mostrados por el medio campo felino y lo peor fue que anímicamente se mostraron bastante débiles para tratar de revertir las situaciones que se fueron presentando.

A posteriori podemos decir que fue bastante temeraria la alineación de los nuevos elementos desde el inicio del partido, algo que podría repetirse este sábado si  El Tuca no regresa a los principios básicos de su manera de dirigir, es decir, darle prioridad al trabajo que se ha hecho de manera constante y continua (jerarquías), permitiendo de a poco la adaptación de quienes se esperan fortalezcan al grueso del plantel.  Sigo insistiendo en que esta edición de los felinos está para cosas mayores.

En el Monterrey al parecer los males de Luis Miguel Salvador y El Profe Cruz se acabaron, ¡la cama está tendida! Y es que con la lesión de Chupete las expectativas son menores, si ya la semana pasada les hablaba del perfil bajo con que veo a este equipo, si llegara a confirmarse su baja por varias semanas se refrendaría mi supuesto; por tanto, los reclamos a Luis Mi y al Profe  tendrán que ceder pues, ¿cómo exigirle a un equipo que de la noche a la mañana pierde a su pieza más importante?

Aunque bien podría ser el momento que están esperando otros jugadores para mostrar que el Monterrey no es Suazo y diez más, de igual forma el técnico podrá mover sus piezas con mayor libertad para quienes piensan que el chileno le sugiere las alineaciones (cosa que yo descarto en su totalidad). Esta jornada Tigres gana y Monterrey empata, ¡queda escrito!   

http://twitter.com/@vichernandezm