Balón sin ley

El Tigre se transforma

Después de la tempestad vuelve la calma. Los vientos huracanados de la semana pasada que parecía causarían estragos al interior del equipo sólo han servido para dejar ver con mayor claridad lo que será la transformación del Tigre que veremos a partir del año entrante.

La llegada de Darío Burbano e Iván Estrada no dicen otra cosa más que Tuca Ferretti nos dará un formato de juego muy diferente a lo que nos tenía acostumbrados.

Algo que, sin duda alguna, era lo que implorábamos todos, que moviera sus piezas de modo tal que no resultara tan predecible su manera de jugar y dar paso a que los rivales lo anularan sin tener mucho problema; con tipos tan veloces y de buena técnica en el golpeo del balón es de esperarse un cambio de ritmo en la velocidad al momento del desdoble ofensivo, sin dejar descubierta la parte de atrás, que es una prioridad en los equipos de Ferretti.

La forma en que Tigres jugó los últimos partidos, dejando una agradable impresión con su accionar, lo ponen como uno de los candidatos a contender en la Liguilla por el título.

La línea de cinco en el fondo cuando defienda y de tres cuando ataque tendrá justo la inyección que necesitaba este equipo; sólo una crisis muy marcada impedirá que estos felinos impongan sus condiciones a lo largo del torneo. Por eso dije al principio que ha llegado la calma, aunque me señalaban que la semana pasada exageré al considerar había explotado una bomba en el entorno del club, todo indica que la directiva y cuerpo técnico hacían su trabajo mientras los demás nos asustábamos; lo de Salcido ha quedado resuelto y los muchachos que no trabajaban con el grupo era porque ya se negociaba su salida.

¡Enhorabuena, Tigres! Estaremos esperando su rugido…

Y del club que conquistó el quinto lugar del mundo… ¿qué podemos decir? Felicidades, Rayados, hay que presumir que son quintos… y lo mejor, “ante el mundo”.  

http://twitter.com/@vichernandezm