Desde el Tendido

Si es bueno… donde sea triunfará

Estimados amigos lectores y aficionados, a lo largo de la temporada taurina en México hemos podido ver y constatar que la fiesta brava si bien ha tenido ciertos repuntes tiene matices que la llevan a repetir la historia de siempre, pudimos ver solo algunos carteles de antología en  México, en Guadalajara, en Juriquilla, en San Luis Potosí incluso en Querétaro, Puebla Tlaxcala, al final cayó en lo mismo, figuras que solo salieron a cumplir y solo en los casos de una claridad muy alta sobre las condiciones de los toros y la plaza brotó el esfuerzo contundente.

La fórmula fue desgastante para las 4 ó 5 figuras nuevas mexicanas y la oportunidad para brillar de las figuras españolas, éstos últimos y en especial Morante de la Puebla que al mal logro desde su inicio de campaña en América, han reculado y replanteado su estrategia, y quiere decir que rápidamente la gente que los fue a ver, comenzó a exigirles más y más puesto que saben bien que pueden dar más, y se preguntarán cómo es que alguien en un lugar lejano puede estar tan enterado de lo que pasa pues la respuesta es clara y casi obvia:  La tecnología permite que se puedan disfrutar temporadas completas de corridas en España y Francia por citar algunas desde la comodidad de la casa, las televisoras por cable  y los sitios en internet han logrado llevar en tiempo real el acontecimiento a miles de kilómetros,  la ventaja?  Para el taurino de disfrutar de nuevas hechuras, nuevas maneras, etc.

Ver encastes, públicos , costumbres, etc. para las figuras, el reto de que ya en el otro lado del mundo se conoce a detalle lo que se ha hecho en cada lugar del viejo continente, pero además a sabiendas ya de lo que puede hacer y por lo tanto será cada vez más difícil convencer al público de cualquier plaza de esos modos reservados que a veces muestran y pero aún de encierros cómodos y poco peligrosos incomparables con los astados de otros lugares, entiendo que no se debe comprar tamaño, trapío, etc.

Peor si en la similitud de la bravura, el genio y la codicia del toro por el engaño que es menester de los toreros obtener de ello arte con valor. De ahí la exigencia pura y válida de cualquier aficionado que conociendo las facultades demostradas en otras latitudes, no acepte y repruebe tareas de menor calidad, entrega y valor. No se molesten, no se sientan perseguidos o que haya campaña en contra de su actuar, es la manifestación pura de continuidad en lo que se logra, es decir, es querer más siempre. No está mal, es natural.

La temporada entra en un compás de espera y veremos las corridas de navidad y de fin de año, ojalá haya momentos de culmen y remonte la temporada para los nacionales y los extranjeros, ojala esa fusión de alto valor estético se amolde a la embestida templada del toro mexicano y brote la tauromaquia pura, auténtica y bien aprovechada, no esta demás traer a este comentario lo dicho por figuras mexicanas como la del Capea (Pedro Gutiérrez Moya) que siempre ha manifestado que la embestida del toro mexicano permite disfrutar y ser mucho más profundo, largo y creativo que en otras latitudes.

Pues bien cuándo será que se escuche de un Juli de un Padilla que venir a México no es solo continuar con su carrera profesional sino que es un deleite ya que el toro mexicano ofrece esa posibilidad, disfrutar, prolongar, repetir y con ello llegar más alto como artista… como torero. ¡Ole!