Desde el Tendido

Terminó bien…

Estimados amigos lectores y aficionados, este domingo que pasó, fue el cerrojazo de la Temporada 2013-2014 de la Plaza México lo que culmina y hace sprint final junto con los carnavales que empiezan por todo el país, pocas son ya las fechas en las que se podrán ver a las máximas figuras del toreo mexicano y español en tierras aztecas.

Si bien son intensas las ferias taurinas entre febrero y Abril, es poco lo que se llega a rescatar puesto que su poder de comunicación y difusión se circunscribe a las influencias de los medios locales, a excepciones de sucesos extraordinarios que se lleguen a dar.

Este domingo Pablo Hermoso de Mendoza logra plasmar un arte torero diferente, más que la precisión de las ferpas, banderillas y estoques de muerte, su toreo se centró a mi parecer, en la técnica perfecta de torear con la cola, las ancas y las costillas de sus caballos, es de profundo reconocimiento observar cómo ha llegado a dominar la rienda a sus domados, a la alta escuela taurina a cada uno, no cabe duda que es claro que para que un rejoneador tenga alta posibilidad de éxito, debe basar su selección en caballos toreros y muy valientes, puesto que no es cabalgar al paso que pareciera que el toro los puede alcanzar, no, es dejarse llega al toro cerca del costillar y llevarlo así templado en una buena cantidad del ruedo demostrando la perfecta afinidad y entendimiento entre caballista y caballo. Me gustó más verlo torear a caballo que poner banderillas desde el estribo.

Los de a pie, pues les comento que fue una tarde de extraordinarias estocadas,  con bureles que cooperaron, sin malas ideas y con otros que no ayudaron, faenas de alta limpieza, ortodoxas cómo lo cánones dictan, otras más andaluces y otras rondeñas, toda una variedad de estilos, limpios e impecables, los toros, que “barbeaban” las tablas y que al final de las faenas buscaban el refugio de la querencia poniéndose cada vez más difíciles, al grado de propinarle a Arturo Macías un par de empitonadas en el vientre alto que no pasaron a mayores gracias a Dios.

Un Fermín Rivera que desde que sale hasta que caen con la puntilla sus enemigos, su actuar torero es honesto, digno y de alta calidad, en este domingo el lote que le tocó no le ayudó mucho o más bien nada.

Lo extraño de la tarde fue un toro que desde que salió de los toriles le venía bailando el pitón izquierdo, pocos se dieron cuenta y no protestaron, fue hasta en una “vuelta de carnero” o un “pino” que se dio en capote cuando terminó de zafarse el pitón y se soltó la bronca, el juez cumplió y se devolvió con limpieza y rapidez, sustituyéndolo otro de la misma casa ganadera.

La bronca sería para los torileros en el calentadero de La México, a ver qué que explicación le darían al ganadero y ala empresa, Fermín Spínola intentando agradar, con pases que son vistosos pero que no acaba de impactar y fascinar, más bien con imagen y resultado de un torero que cumplió y nada más.

El resto de las plazas en activo, Monterrey, Guadalajara y La Petatera con triunfos importantes, Aguascalientes que inició ya su temporada de novilladas, en fin este domingo taurino todos contentos, todos taurinos, está terminando todo bien.  ¡Ole!