Desde el Tendido

Humo blanco en Tampico

Estimados amigos lectores y aficionados, fue a mediados de la semana pasada cuando se pudo ver “Humo Blanco” en el recinto ferial, así es, de nueva cuenta habrá fiesta brava en Tampico.  

El formato es el que está muy interesante, pues déjeme compartirle algo de los planes que se tienen:  Se realizará a diferencia de una Feria Taurina con corridas de toros y una que otra novillada un Certamen Novilleril donde 18 novilleros aspirantes a un triunfar serán seleccionados en tres novilladas de eliminación para pasar a una novillada donde seis de los 18 quedarán seleccionados, en ésta novilladas resultarán tres triunfadores que pasarán a una quinta y última donde se definirá al triunfador absoluto, la empresa conformada por el Patronato y particulares darán premios a los triunfadores con lo que el estímulo será factor incentivo para arrimarse.

ALGO ÚNICO EN MÉXICO.

Todos sabemos de la existencia de temporadas novilleriles en Aguascalientes (recién iniciada),  Guadalajara, México, Puebla, etc. para dar festejos y encontrar toreros que sean simiente de figuras futuras, a todo nos queda claro que solo así se puede tener en la baraja  talentos taurinos en activo.

Este certamen, como tal, es el primer esfuerzo a nivel nacional que dentro de su planeación ofrece obtener en una semana, triunfadores. Considero que es una idea muy buena y que muchas empresas encuentren la mecánica financiera y operativa para poder realizarlo, me parecería muy similar a una feria española donde todos los días hay festejo y al final reconocen a los mejores.

Quizá en este certamen hasta pudieran dar premios al mejor puyazo, mejor par de banderillas, mejor faena y mejor estocada y hasta porqué no, el mejor encierro.

EMPEZANDO POR LA PROCEDENCIA DE LOS ENCIERROS.

Él Certamen tendrá sus complejidades en su operación que seguramente el patronato y la empresa resolverán en su momento, lo importante es que a los novilleros se les ofrezca un estándar más o menos igual en encastes para no generar descontentos, hay ganaderías cuya fama por la aspereza de sus bureles es característica y por otro lado otras, que son famosas por la nobleza y suavidad lo que afecta el resultado final.

Será cuestión también de suerte y  que los muchachos muestren de qué están hechos y si triunfan es porque tienen el conocimiento necesario para dar el paso adelante en sus carreras taurinas.

EL PÚBLICO, FACTOR DE ÁNIMO Y DESÁNIMO.

La parte importante de este Certamen será la participación entusiasta de los taurinos de la región, así entonces asistiendo a las novilladas desde la primera hasta la final se podrá tener un conocimiento claro del porqué un novillero fue el triunfador y lo que se esperaría de él en el mediano plazo.

Por otro lado el que un novillero de selección o triunfador quiere ver y sentir es que hay un público que apoya y que lo incentiva a dar lo mejor de sí, solo con el aplauso y también con el reclamo es que hay sentido de competencia, reconocimiento y aprobación, pero eso sí, solo si hay público en la plaza se puede uno convertir en jurado, así que entonces, ahora la cita es en el Certamen. ¡Ole!