Columna Invitada

Ahora es un parque de bateo

Tuvimos semana atípica en el Kukulcán con scores tipo parques del norte, pitcheo en zozobra y ofensivas desatadas. Al final, semana con récord de 3-3 para los Leones (11-9), que se instalan como terceros en el Sur, a dos juegos del líder Tigres, y visitan desde ayer a Oaxaca. Buena noticia fue que más de 43 mil 500 aficionados acudieron al parque en las series ante Laguna y Monclova (7 mil 215 en promedio).

Y aquí están algunos números de esta rara maldición que cayó en el Kukulcán: 71 carreras (39 de Yucatán) y 130 hits (65 locales) se dieron, números fuera de lo normal para este parque. Los promedios de 11 anotaciones y 26 hits por sesión llaman la atención. También, que en seis partidos se dieran ¡19 pelotazos!. Esos fueron producto del descontrol y no de la mala leche. Solo Cory Wimberly se llevó cuatro en cinco juegos (no jugó el domingo) y suma ocho en la temporada.

En fin, casi todos los pitchers recibieron y por eso destaco la labor del zudo Alejandro Astorga (3-1 y 2.42 PCL), curiosamente el quinto abridor, quien ganó sus dos salidas con notables trabajos permitiendo apenas una carrera y siete hits en 12.1 innings, con nueve ponches y cinco bases. El otro triunfo fue de Jesús Aurelio Rodríguez, abridor emergente ante la lesión de Marco Quevedo, quien tiró cinco entradas sin carrera limpia.

El relevo batalló. Su efectividad esta semana fue 4.44 en 21.1 innings con 18 hits. Los relevistas dieron siete pelotazos. Mención especial a Manuel Rodríguez, quien suma ya 11 ponches en 12 innings y acarició su primer tiunfo. No va a cargar el equipo, pero lo está haciendo muy bien. Su efectividad es 2.25 tras 11 relevos.

Caso muy diferente, el del venezolano Anthony Ortega (1-1. 4.35 PCL y un salvado) quien ha quedado a deber. Su brazo está fuerte, pero no ha preservado las ventajas. Consiguió solo uno de tres posibles rescates. La lesión de Leo Rosales lo ha obligado a tirar relevos de más de una entrada. Como sea, 17 hits y siete carreras (cinco limpias) más los corredores heredados que anotaron ante él están por abajo de la expectativa con todo y sus 12 ponches por una base en 10.1 entradas. Urge una mejor labor en el relevo final. El público la ha perdido la paciencia. El cerrador es una pieza clave.

Ahora en la semana pelotera, la novena yucateca visita Oaxaca; en ese predio las fieras no ganaron en 2014.