Deporte al portador

¿A qué viene el "Chepo"?

Dos semanas. Es lo que habrá tenido el Chepo de la Torre para preparar a sus jugadores. No llegó un martes, como otros, para dar la cara un sábado sino que puede ejercitarse como dios manda antes de saltar a la arena. O sea, que se ha librado de enfrentar a un rival de cuidado a las primeras de cambio —imaginen ustedes que hubiera tenido que desempeñarse en el partido contra un Atlas en estado de gracia (qué tipo tan capaz, Tomás Boy)— y ese León que le toca en la jornada 13 le saca apenas dos puntitos de ventaja en la tabla general. Luego, no tendrá tampoco las cosas muy difíciles contra un Tijuana que anda empantanado en duodécimo lugar de la competición pero, ahí sí, el día primero de noviembre se le van a aparecer las Águilas en el horizonte. Digamos, en plan ecuánime y sin adelantar vísperas, que será un partido de pronóstico reservado.

Hagamos cuentas: quedan cinco jornadas; si Chivas gana todos sus partidos, llegaría con 25 puntos a la Liguilla. Ahora mismo, América ya tiene 26. Tigres, con quien se enfrenta en la jornada 16, lleva 20 puntos. Con dos partidos que gane, queda por encima de Chivas. Al Atlas, le basta con un triunfo para obtener 27 puntos, y Monterrey, con dos victorias, quedaría con 29. Toluca, con parecido desempeño, lograría 28 unidades. Pachuca, por su parte, necesita ganar tres partidos para quedar por encima de Chivas, lo mismo que Santos, a quien esos tres triunfos le darían 26 puntos. Cruz Azul, el equipo que ahora se encuentra en el octavo sitio de la tabla, requiere de cuatro victorias para no quedar empatado con un Guadalajara que, lo repito, necesitaría de cinco triunfos consecutivos para obtener los mentados 25 puntos.

Cruz Azul, el rival más directo de los tapatíos en la carrera para clasificarse a la gran fiesta final, puede todavía darse el lujo de sucumbir ante Tigres (este fin de semana) aunque luego deber pasarle por encima a Pumas (en la jornada 16), aparte de despachar a Leones Negros (pan comido), Morelia (lo mismo) y Jaguares (estaría por verse). Si los cementeros se desempeñan así, Chivas no tiene nada que hacer. Y, bueno, ahí están igualmente Querétaro y Pumas que, con los mismos cuatro triunfos, obtendrían 27 puntos. Dejarían también fuera al Guadalajara.

Hay que pensar, luego entonces, que el Chepo viene a un proyecto de largo plazo. La salvación, por lo pronto. Y, si todo sale bien, la Liguilla el año que viene. 

 

revueltas@mac.com