Deporte al portador

¡Contamos con ustedes, Falcons!

Hay que reconocerle algo a The Donald: el tipo logra infiltrarse en todos los ámbitos, todo el tiempo; monopoliza las conversaciones, se vuelve un tema constante en las columnas de opinión de la prensa de todos los países, está en la portada de semanarios importantísimos como ese Der Spiegel alemán que lo publica ahora decapitando la estatua de la Libertad… En fin, el provocador personaje logra una atención absolutamente desmesurada, desmedida y universal; algo que, si lo piensas, viene siendo, en sí mismo, un logro mayor, una auténtica hazaña propagandística.

Naturalmente, es un sujeto odioso —excepto para sus seguidores, esto es— pero la animadversión colectiva que despierta es justamente lo que le permite colocarse de manera tan visible bajo la luz de los reflectores. Y, caramba, si hubiere todavía alguna esfera en la cual no se hubiese aparecido, pues ahí tenemos el Super Bowl 2017 que, en esta ocasión, será el escenario de un enfrentamiento muy particular: el equipo de una ciudad, Atlanta, a cuyos pobladores se encargó de ofender en uno de sus acostumbrados tuits, tendrá enfrente a los Patriots de Nueva Inglaterra que, miren ustedes, no sólo son apoyados por el mismísimo presidente de los Estados Unidos sino que mantienen una estrecha y cordial relación con él (o, por lo menos, tres de sus más importantes representantes, que serían Tom Brady, el entrenador Bill Belichick y el dueño, de nombre Bob Kraft).

Cada uno de los miembros de este conspicuo trío han expresado abiertamente sus simpatías con el majadero personaje, al punto de parecer adulones, serviles y obsequiosos. Hoy, por la tarde, su derrota ante los Falcons de la capital de Georgia —una localidad en la que, a diferencia del resto del estado, Trump no obtuvo una mayoría de votos— vendría siendo algo así como una gran revancha para los pobladores de Atlanta, por no hablar de una humillación para el hombre que lanzó ofensas en Twitter contra John Lewis, una de las figuras más respetadas del movimiento de los derechos civiles y representante popular por el Quinto Distrito de la ciudad.

En fin, para nosotros viene siendo entonces totalmente deseable la victoria de los Falcons, en tanto que los mexicanos somos parte de la (creciente) lista de agraviados. Ah, y de futbol americano ni hablamos. El tema era, pues sí, Trump. 

revueltas@mac.com