Deporte al portador

¿Qué está pasando en el Mundial?

Mucho calor. Mucha humedad. Los jugadores de los equipos septentrionales se desfondan mientras que los de raza tropical aguantan el tipo y plantan cara. Ayer, Bélgica y Rusia terminaron acalambradas y con la lengua de fuera a pesar de una muy benigna temperatura de 24 grados Celsius. Italia, al parecer, tampoco aguantó los rigores del invierno brasileño. Alemania, por su parte, le hubiera pasado por encima a Ghana de jugarse el partido, digamos, en Copenhague, Múnich o Milán.

No es que en Europa no haga un calor de los mil diablos en la época estival: no se aguanta tampoco el bochorno en las penínsulas italiana e ibérica pero, salvo los equipos segundones que se juegan el pase a la primera división, las competiciones se detienen y los futbolistas gozan de unas vacaciones tan merecidísimas como fugaces.

Pero la canícula no lo explica todo: es cierto que Francia, un equipo verdaderamente deslumbrante (mi favorito para llevarse el título, con el permiso de ustedes), sacó provecho del clima de Porto Alegre, la ciudad más meridional y templada de todas donde se juega el Mundial, y que lo mismo le ocurrió Holanda, a pesar de que estuvieron a punto de ser sorprendidos por los muy sureños de Australia. Pero, ambos conjuntos se han desempeñado también con mucha solvencia en Salvador de Bahía, de clima declaradamente caluroso (también Alemania le metió 4 goles a Portugal en esa localidad). Lo que ocurre es que los equipos pequeños han crecido y, hoy día, los ticos o los argelinos juegan sin complejos frente al más pintado. En este mundo de feroz competitividad, los conjuntos modestos tienen un protagonismo creciente. No queda muy claro, a pesar de todo, que puedan derrotar a los gigantes de siempre.

A Colombia le tocó un grupo bastante amable, probablemente el más accesible de toda la competencia, así que no podemos comparar sus desempeños con los de la admirable Costa Rica     —que es, sin duda alguna, la gran sorpresa del Mundial 2014— o de esos equipos, como Ghana o Argelia, que se ponen las pilas aunque no han logrado todavía la calificación. Es apenas la etapa de grupos, sin embargo, y siempre logran dar la campanada algunos países en este momento de la competición. A pesar de estos triunfos tempranos, al final estarán los de siempre. Al tiempo…  

 

revueltas@mac.com