Deporte al portador

En espera del “futbol navideño”

Hoy, de madrugada, jugó el América su primer partido del Mundial de Clubes. ¿Es un fracaso perder ante un equipo surcoreano? Pues, no lo podemos afirmar de manera contundente porque Corea del Sur tiene ya una verdadera tradición futbolística, muchos de sus jugadores se han colocado en las ligas europeas y, después de todo, estamos hablando de un país ejemplarmente organizado y colosalmente exitoso en casi todos los órdenes.

El triunfo, en todo caso, pone a las Águilas directamente ante el Real Madrid en semifinales, el próximo jueves, y ahí parece mucho más difícil el trámite. Así las cosas, hay que traer nuevamente a la mesa el tema del nivel de futbol mexicano: tenemos, señoras y señores, una de las ligas mejor organizadas y profesionales del planeta. De hecho, el sueño de muchísimos jugadores suramericanos es ser contratados por algún equipo de la Primera División de la Liga MX o, ya en plan menos ambicioso, disputar los partidos en la llamada División de Ascenso (por cierto, felicidades a nuestro equipo local, ese Necaxa recién ascendido que disputó tan gallardamente la Liguilla, desbancando al mismísimo campeón del anterior torneo Clausura, y que nos ha hecho disfrutar mucho más nuestra afición a quienes estamos afincados en Aguascalientes).

Pero jamás se podrá comparar la plantilla de un Barça o de un Madrid o de un Manchester United o de un Bayern al cuerpo futbolístico de cualquier equipo mexicano. Y, miren ustedes, quienes más se podrían acercar a esos niveles, en estos momentos, son los jugadores de los Tigres, no los del América, lo cual, más allá del desgaste de los viajes, nos puede hacer pronosticar el desenlace de la gran final de la actual competición.

Tendremos ahí, en todo caso y más allá de los resultados del América en el torneo de Japón, un duelo interesantísimo entre dos directores técnicos: La Volpe y Ferretti manejan con mucha solvencia el tema defensivo aunque, por resultados, el entrenador de los felinos de la UANL parece tener más probabilidades de llevarse el título.

Creo que es la primera vez en mi vida de aficionado que tengo la oportunidad de disfrutar de una auténtica nueva categoría deportiva: el “futbol navideño”. Y bueno, volviendo al asunto del mentado Mundial de Clubes, ojalá y que las Águilas no vuelvan a hacer el muy poco brillante papel de la vez pasada. Ya se sabrá, cuando estas líneas aparezcan publicadas. 

revueltas@mac.com