Deporte al portador

La maldición de la División de Ascenso

Cada fin de semana experimento una malsana expectativa para ver cuán bajo pueden todavía caer algunos equipos de la Liga MX. Chivas, en este sentido, es un caso digno de estudio: uno de los equipos más tradicionales y queridos de la afición mexicana está, desde hace varias temporadas, en peligro de perder la categoría y descender a esa llamada División de Ascenso (ja, ja) de la que es imposible volver a ascender.

Pregunten ustedes a Dorados lo que les costó poder asomarse a las canchas de la Primera División para estar jugando el lamentable papel de haber perdido todos los partidos en seis fechas y de haber anotado solo dos goles. Pero, entonces ¿qué podría estar haciendo, por ejemplo, un equipo como Necaxa de haberse podido colar, luego de dos larguísimos torneos cortos, a esa primera categoría donde militó durante décadas enteras? Digo, no fueron los mejores y miren cómo le está yendo ahora al mejor.

Otras preguntas: ¿por qué demonios no suben y bajan el puntero y el colista de cada una de las dos divisiones al finalizar cada uno de esos antedichos torneos en lugar de tener que esperar doce eternos meses para, muchas veces, jugarse la promoción en un par de fechas decisivas? ¿Y por qué no descienden tres y suben tres, como en la mayoría de las ligas europeas, para que los presuntos equipos "grandes" se sientan lo suficientemente amenazados y no disfruten de esa zona de confort —que diga, de mediocridad— que les brinda la mentada Liga MX? Y, por último, ¿no sería tiempo ya de acabar con la maldita tabla de cocientes, o como se llame, para castigar y premiar a los equipos mucho más directa y contundentemente?

En los momentos en que tecleo estas líneas no comienza todavía el partido que jugará Guadalajara contra Jaguares. Es triste decirlo para un seguidor Chiva como yo, pero ambos equipos comparten la misma triste situación: cuatro roñosos puntitos en seis partidos jugados.

Por su parte, Necaxa y Correcaminos se enfrentaban dos horas antes de que comenzara el Chivas-Jaguares. Ganó Necaxa y sigue en la parte alta de la clasificación. Pero, en su pretensión de volver a la máxima categoría se interponen, entre otros posibles rivales, los Bravos de Juárez. Muy duro, el camino de regreso. Esperemos, eso sí, que el desempeño del futuro triunfador no resulte tan pobre como el de los desdichados Dorados.


revueltas@mac.com