Deporte al portador

Entre “El Mostro” y “El Churpias” te verás

Hace unos días, mirando algún programa deportivo en la tele, tomé conciencia, súbitamente y con un sentimiento de sorpresa, de que los jugadores de nuestro futbol no suelen llevar nombres, muchos de ellos, sino apodos, alias, motes…

Digo, eso, lo de que seas El Tuercas, El Puerco, La Borrega o La Chilindrina como que resulta de banda de atracadores, de pandilla de barrio o de organización mafiosa. En las cárceles nadie tiene nombre propio. Pues, miren ustedes, aquí se ha adecentado plenamente esa costumbre de malandros y casi no te encuentras a ningún futbolista al que le puedas decir “Juan Pérez” en su cara.

Ciertamente, a Franz Beckenbauer comenzaron a llamarle der Kaiser —o sea, El Emperador— luego de que se publicara en la prensa una foto de él posando junto a un busto del emperador Francisco José I, en Viena, en ocasión de un juego amistoso. Y, sí, tenía sus modos imperiales el hombre, en la cancha, aparte de una ejemplar integridad deportiva. Pero, por lo general, David Beckham es David Beckham, Antoine Griezmann es Antoine Griezmann (a éste habría que ponerle, tal vez, el sobrenombre de El Indiferente, o algo así, porque, al preguntársele su opinión sobre las inminentes elecciones presidenciales en Francia, respondió que el tema no le interesaba en lo absoluto) y Zlatan Ibrahimovich es Zlatan Ibrahimovich (bueno, me parece que le dicen Ibra, pero es una abreviación de su apellido paterno)

Pero, en fin, en nuestras canchas juegan, o han jugado, El Pájaro Benítez, El Cepillo Peralta, El Enano Damián Álvarez, El Topo Valenzuela, El Conejo Pérez, El Canguro Gabriel Rey, El Chupete Suazo, El Conejito Brizuela (ya había un “conejo” y se apareció un “conejito”; falta pues un “conejote”, oigan), El Pikolín Palacios, El Hobbit Bermúdez, El Gringo Torres, El Negro Medina, El Chaco Giménez, El Chango Moreno, El Chuletita Orozco, La Hachita Ludueña, El Toro Vuoso, La Chofis López, El Dedos López, El Quesos Fernández, El Machacado Baloy, El Churpias Moreno, El Chucky Lozano, El Gallito Vázquez, La Chuletita Orozco (o, ¿habrá tal vez que llamarle el chuletita?), El Kikín Fonseca, El Bofo Bautista, El Mostro Álvarez, El Paleta Esqueda, El Pony Ruiz, El Venado Medina…

Qué bonita galería, no cabe duda. A mí, el que más me gustó fue el de “El Mostro”. ¿Y a ustedes? 

revueltas@mac.com