Deporte al portador

Liga MX: (casi) cualquiera puede ganar

Lo apasionante del futbol nacional es su irregularidad. ¿Querrían ustedes, amables lectores, que la Liga MX estuviera dominada solamente por dos equipos, colocados ambos a una distancia sideral de todos los demás?

Justamente, el duelo de titanes escenificado recientemente por el Madrid y el Barça nos volvió a ubicar en esa realidad, la de una competición en la que mandan un par de clubes y sanseacabó. No hay más. No hay otros contrincantes por más que quiera apuntarse, por ahí, un Atleti tan aguerrido como sacrificado. ¿Eso queremos nosotros?

Pero, además, miren ustedes cómo es que ocurre parecido fenómeno en la península ibérica: es un asunto de billetes, señoras y señores, de avasallador poderío económico. Tenemos, por un lado, a dos empresas que pueden pagar cifras astronómicas para contratar a los mejores jugadores del planeta y, en el bando contrario, a 18 de equipos que nunca tendrán la oportunidad de siquiera aproximarse a esas alturas.

O sea, que estamos hablando de algo que resulta fundamentalmente injusto desde el punto de vista deportivo: los pequeños, los modestos, juegan en condiciones de irremediable inferioridad, por más que en algún partido le puedan plantar cara a los ricos y propinarles una sorpresiva derrota.

Que La Liga resulte tan predecible es tal vez una cuestión apasionante para los seguidores de los merengues y los culés. Después de todo, solamente uno de los dos grandes equipos podrá conquistar el codiciado título y cada uno de los enfrentamientos que protagonizan será un auténtico acontecimiento. Pero, ¿qué pasa con los demás? ¿Se tendrán que resignar, de por vida, a la hegemonía de los poderosos? ¿No podrán nunca soñar ya con un trofeo?

Aquí, en estos pagos, es otra cosa: cada año gana alguien diferente (en dos décadas, sólo un par de equipos ha logrado obtener el título sucesivamente: UNAM, 2004 y León, 2013-14). En los últimos diez años, desde 2007, en un sistema de torneos cortos bianuales, diez equipos diferentes han ganado el título de la Liga MX: Atlante, Santos Laguna, León, América, Pachuca, Toluca, Tigres UANL, Monterrey, Tijuana y UNAM. Esto, más allá de que signifique una satisfacción para sus aficionados, nos habla, creo yo, de una liga competitiva de verdad, aparte de igualitaria. Yo diría que no es cosa mala. Digo, hay que luchar contra la desigualdad en el mundo, ¿o no? 

revueltas@mac.com