Deporte al portador

Interrogantes futbolísticas para 2017

Comenzado apenitas este 2017, anticipemos algunos pronósticos o, mejor aún, formulemos algunas preguntas para, pasado algún tiempo, poderlas cotejar después con resultados concretos, datos precisos y hechos reales.

Un vez más, surge una entelequia llamada Cruz Azul en el horizonte deportivo, una suerte de construcción publicitaria-propagandística-comercial, aderezada de las correspondientes contrataciones en el mercado futbolístico, dirigida a ilusionar a los fidelísimos seguidores de La Máquina y a tratar de convencernos, a todos los demás, de que el aparato de ese antiguo “gran equipo” que no gana prácticamente nada desde hace decenios podrá, ahora sí, funcionar para ofrecer los mínimos resultados que cualquier aficionado esperaría: “El equipo está para ilusionar a cualquiera”, ha dicho, justamente, Paco Jémez, el nuevo director técnico de los cementeros. Muy bien, lancemos la gran pregunta: ¿podrá Cruz Azul ganar alguno de los dos torneos que tendrán lugar en este año que comienza?

La gran final, ocurrida hace apenas una semana en el estadio de los Tigres de la UANL, tuvo un desenlace absolutamente inesperado y, nuevamente, significó una auténtica vergüenza para ese sub sector futbolístico llamado “arbitraje” (por no hablar de que los yerros del señor que ofició de juez en la cancha pudieron haber tenido un impacto directo en el resultado: ¿no se desconcentran los jugadores después de pagar directamente las consecuencias de una torpeza arbitral y no se merman sus desempeños en la cancha?). Lo interesante, sin embargo, es justipreciar ahora mismo el potencial que tiene un equipo, el América, que fue un dignísimo finalista y que, de hecho, jugó mejor que su rival. Si hablamos de Cruz Azul y de los posibles logros que pueda alcanzar, no podemos ignorar a un conjunto tan bien armado como el que conformó Ricardo La Volpe.

Y, bueno, ahí están las Chivas de Vergara y ahí siguen, contra viento y marea, desafiando todas las polémicas y despertando sentimientos encontrados en los aficionados, entre los que me cuento. Que sea el único equipo del futbol mexicano que mantiene una plantilla de jugadores estrictamente nacionales debiera ser ya un argumento de peso para que el Guadalajara merezca no sólo muchas simpatías sino para ser considerado como un fenómeno aparte. Cruzo los dedos y espero, simplemente, un milagro.

Por último, el Necaxa: ya hizo la hombrada de jugar una semifinal, recién ascendido a la Primera División. Tiene que seguir así, como el gran protagonista de siempre del futbol nacional. Feliz 2017, queridos aficionados.

revueltas@mac.com