Deporte al portador

Ningún equipo domina en la Liga MX

Los tres equipos más peleones de nuestra muy reñida Liga MX consiguieron 28 puntos en 16 jornadas y con eso aseguraron su pase directo a la nuestra muy excitante liguilla. Entre todos los demás, cinco clubes estaban ya totalmente desahuciados en la última fecha del torneo regular y diez equipos peleaban, todavía ayer y en los partidos que restan hoy, por los otros cinco lugares.

Pues, señoras y señores, esto nos habla de que el nivel de nuestro futbol, tan alto o tan bajo como se le quiera considerar, está muy parejo. Miremos, en comparación, las cifras de la Liga española: el Real Madrid, luego de 35 jornadas, llevaba 85 puntos, a dos unidades apenas de ese Barça que encabeza la clasificación. Pero, le sacaba nueve puntos a su más inmediato perseguidor, un Atlético de Madrid cuyo desempeño es, en promedio, mejor que el de cualquier equipo mexicano, con más de dos goles por partido. Y al Villarreal, que está en la zona de clasificación para las competiciones europeas gracias a su sexto lugar en la tabla de clasificación, el conjunto merengue le lleva 21 puntos de ventaja, es decir, el equivalente a siete partidos ganados.

En España, es cosa de dos, Barça y Madrid, y nada más. Aquí, el torneo lo puede ganar el equipo que se cuela de panzazo en la fase final. ¿Qué es mejor, tener a dos conjuntos avasalladores que dominan totalmente la escena —y eso, a pesar del pasado e insólito triunfo del Atleti en la pasada competición— o disfrutar, semana a semana, el suspenso de que nuestros “grandes” se empantanen en la zona baja de la tabla, de que revivan como el Guadalajara, de que se jueguen todo en el último partido como el Cruz Azul o de que dependan de la combinación más improbable de resultados para avanzar como Pumas?

Si de apuestas hablamos, entonces la Liga MX es una cosa absolutamente trepidante. Digo, es una auténtica lotería. Pero el tema del futbol es otro asunto: no hay, aquí, ningún equipo emblemático y de auténtico empuje. Ninguno es verdaderamente regular, ninguno es dominante y ninguno es tampoco realmente cumplidor con su afición. En Inglaterra, el Chelsea le sacaba, la semana pasada, 13 puntos al segundo; el Bayern, en Alemania, llevaba una ventaja de 14 al Wolfsburg; el Juventus, en la Serie A de Italia, se encontraba a 15 puntos de la Roma. Esos son equipos, pues sí, grandes de verdad.  

revueltas@mac.com