Deporte al portador

Mucho mérito, el de "Checo" Pérez

No imagino casi ningún otro deporte en el que la fuerza bruta de la tecnología —por decirlo de alguna manera— juegue un papel tan absolutamente determinante como en la F-1. O sea, que si no cuentas con un coche competitivo en tu escudería no tienes nada que hacer en la competición: por más talento que poseas, nunca te subirás al podio, nunca figurarás entre los primeros de la parrilla de arranque y, es más, nunca lograrás siquiera conseguir un puntito de esos que se reparten entre los primeros lugares de cada carrera. Bueno, a lo mejor estoy exagerando un poco porque a veces ocurre que los pilotos punteros chocan en el momento de la salida, que hay una lluvia pavorosa que propicia una carambola masiva y, entonces, los anónimos de siempre tienen su oportunidad de figurar en la tabla, así sea con los dos puntos de un noveno lugar o, ya en plan triunfador, con los seis del séptimo.

¿En qué otras competiciones deportivas hay que contar con un súper equipamiento financiado a punta de millones de dólares? Pues, me viene a la mente la Copa América de Vela, la reina de las regatas, que se celebra cada cuatro años y cuya próxima edición tendrá lugar en Auckland, Nueva Zelanda, en 2021. Participan ahí embarcaciones que cuestan colosales cantidades de dinero por estar diseñadas con los más exquisitos avances tecnológicos. Y, vamos, en las pruebas de salto de la equitación, los exclusivos Grandes Premios, no puedes siquiera intentar participar si no estás montando un caballo de millones de dólares pero ahí no estamos hablando ya de prodigios mecánicos —de motores, de cajas de cambios, de carrocerías, del diseño del casco de un velero, de materiales ultra ligeros y de pruebas de laboratorios— sino de la genética de un
ser vivo.

Lo más extraño es que, a pesar del fortísimo apoyo financiero de algunos equipos, simplemente no han podido competir en este 2017. Y ni qué decir del idealismo de las escuderías modestas que participaban en el llamado “Gran Circo”, algo en verdad conmovedor, de las que hoy día ya prácticamente no queda ninguna salvo, probablemente, Sauber F1 Team.

No es mérito menor, entonces, el séptimo lugar de Checo Pérez en la clasificación, considerando que por debajo suyo hay figuras como el mismísimo Fernando Alonso, Jenson Button, Nico Hulkenberg y Felipe Massa. Un detalle: ¿Force India por encima de McLaren, Williams y Renault? Pues sí, miren ustedes. 

revueltas@mac.com