Deporte al portador

Que alguien me explique lo de la irregularidad

Una cosa que no termino de entender en el universo del futbol es la desconcertante irregularidad de algunos equipos. Y, no hablo exclusivamente de esa Liga MX en la que los títulos se reparten alegremente entre una decena de clubes sino de otras competiciones como la mismísima Premier League o la Bundesliga. Recordemos los pobres desempeños de un Manchester United y veamos ahora mismo dónde se encuentra el Chelsea en la tabla. Hasta el mismísimo Bayern Múnich llegó a quedar en tercer lugar en el torneo 2010-2011 y segundo en la siguiente competición. Desde entonces, sin embargo, su hegemonía es absoluta: desde 2012 lleva cinco títulos seguidos y ahora mismo pelea nuevamente por el primer lugar, con seis puntos en dos partidos, en espera de los resultados de la próxima semana luego de los encuentros de la fecha FIFA.

Ahora bien, más allá de las eventuales y muy esporádicas malas rachas de los grandes protagonistas del futbol mundial, lo que ocurre aquí es una auténtica tómbola: que un club repita el título en dos torneos cortos seguidos es algo así como un milagro, una gesta histórica, un acontecimiento de absoluta trascendencia. No hay dominio total de nadie en nuestro futbol y en esta rifa semestral todo puede ocurrir, desde que gane el trofeo quien se coló a la liguilla de último momento hasta que el equipo más regular de toda la temporada pierda totalmente los papeles en un solo partido.

Mucho se ha hablado del modelo que tenemos de torneos cortos y de si fuere más justo, para los clubes que han tenido más consistencia, volver al antiguo esquema de competiciones anuales por puntos. El problema es que en México no tenemos el aliciente de una Champions League ni mucho menos. Y, yo recuerdo épocas de futbol infame jugado cuando el ganador de la Liga ya estaba coronado y que no debía ya siquiera esforzarse para aparentar un mínimo de enjundia deportiva: si ahora se les reprocha a los futbolistas no dar el 100 por cien en el torneo regular, imaginen ustedes la apatía de quienes ya no necesitaran luchar por nada. Creo, en este sentido, que el antiguo sistema es totalmente inaplicable en la actualidad, vistas las condiciones que resultan de nuestra cultura y nuestra geografía.

Pero, caramba, no hay tampoco que exagerar tanto. Digo, ¿cómo diablos está eso de que Chivas, el campeón del último torneo, se encuentre ahora en la posición 17, la penúltima? ¿Y, los Pumas, por su parte, en el sitio 16? Esperpéntica Liga MX. 

revueltas@mac.com