Deporte al portador

Pumas: ejemplo de continuidad

Miren el caso de Guillermo Vázquez, director técnico de unos Pumas que no levantaban cabeza y que ofrecían lamentables presentaciones. Se habla ahora del rostro desencajado de El Chepo de la Torre en sus últimos partidos al frente de Chivas, cuando no sólo no llegaban los resultados sino que se adivinaba ya la inminente reacción del impulsivo dueño, pero, miren ustedes, al entrenador de los universitarios le tocó también su buena ración de adversidades y tropiezos.

Ahora bien, a diferencia de lo que hemos estado observando en el caso de los tapatíos a lo largo de todo el reinado de Jorge Vergara, ¿qué fue lo que ocurrió con la directiva de Pumas? Pues, que apostaron por la continuidad, por el trabajo, por la sensatez y por un proyecto de mediano plazo. Dicho en otras palabras, supieron tener paciencia, actuaron con prudente disposición y no se dejaron influenciar por la hostilidad que en algún momento les manifestó la afición.

Hagamos memoria: apenas en marzo de este año, en un encuentro contra Monarcas, la Rebel, la más peleona de las porras de Pumas, exhibía una pancarta con un mensaje muy poco amable para el presidente del patronato del club: "Borja, lárgate de Pumas". Al comenzar la jornada 9, llevaba el equipo cuatro derrotas consecutivas y se ubicaba en el último lugar de la clasificación. La prensa se ensañaba con el directivo —lo exhibía inclusive jugando al golf, pretendiendo sin duda ofrecer la imagen de un personaje distante y desinteresado— y pronosticaba que, permaneciendo en el cargo hasta las siguientes elecciones, su desastrosa administración terminaría por hundir al equipo.

Pues, qué caray, no ha sido así. Guillermo Vázquez sigue. El presidente ahí está también. Y el equipo, señoras y señores, va en primer lugar de la tabla de la Liga MX. ¿Qué podemos decir ahora? ¿Con qué titulares podemos contrarrestar la pasada embestida ("Era de terror"; "Pesadilla en Pumas") de los medios de comunicación? O, ¿acaso el desempeño de Jorge Borja Navarrete no tiene nada que ver en la resurrección de Pumas y tampoco cuenta que haya mantenido a Vázquez al mando del timón?

Borja no es un empresario independiente como Vergara pero tiene una notable trayectoria de alto ejecutivo en el sector privado y en Pemex, la gran empresa paraestatal. Le suponemos, entonces, ciertas cualidades mínimas para manejar un club de futbol. En todo caso, los resultados están ahí. Por ahora. Ojalá y siga la racha para que podamos pensar que la continuidad sí importa.

revueltas@mac.com