Deporte al portador

¿Mariconear por lo de la Libertadores?

La gran pregunta, en relación a cuestionar la participación de los conjuntos de la Liga MX en la Copa Libertadores, sería la siguiente: ¿cómo es que los equipos sudamericanos sí pueden tener buenos desempeños en esa competición —siendo que también juegan en sus ligas locales— y, en cambio, los nuestros parecen totalmente agobiados de tener que participar en dos torneos? Digo…

Otras interrogantes: en Europa, ¿no hay Copa de la UEFA y Champions League, aparte de las ligas nacionales —la Bundesliga, la Premier League, la Serie A de Italia, la Eredivisie de los Países Bajos o la Ligue 1 de Francia– en las que participan cada uno de los competidores? ¿Cuándo hemos visto que al Real Madrid le tiemblen las piernas por haberse enfrentado a un Manchester United o un Bayern de Múnich o un Milan y tener luego que volver a casa para jugar, digamos, contra el Atleti o el Valencia? ¿No es, por el contrario, un auténtico reto lograr los puntos para estar en las competiciones europeas? ¿No es un verdadero honor, aparte del atractivo extra que aporta al torneo local, ser parte de esos cuatro equipos que consiguen competir en la Champions? ¿No participan los clubes, además, en sus torneos de Copa locales, es decir, no deben, muchos de ellos, cumplir con el compromiso de estar en tres competiciones a la vez, a saber, en el caso de España, en la Liga BBVA, en la Copa del Rey y en la Champions o en la Copa de la UEFA? Y, para el ganador de la Liga Europea de la UEFA (la anterior Copa de la UEFA) ¿es un fastidio adicional jugar la Supercopa de Europa de la UEFA contra el ganador de la Champions League o es también un objetivo importantísimo para tener una galería repleta de diferentes trofeos? ¿Es deseable jugar en el Mundial de Clubes o es también algo que perjudica a los equipos? Al Sevilla y el Villarreal, que la semana pasada ocupaban el quinto y sexto lugar del torneo regular de España ¿les está pesando clasificar a la Liga Europa o es un gran desafío para ellos?

¿Qué pasa, entonces, con esos equipos de nuestra Liga MX que no pueden plantar cara a los sudamericanos en la Libertadores y que, debido al compromiso, no juegan bien ni en casa ni de visita? ¿Es un tema geográfico de viajes demasiado largos? ¿Es un tema económico de pocas compensaciones monetarias? Pues, a ver si Tigres sigue sacando la casta y cambia todo esto.

revueltas@mac.com