Deporte al portador

Luego del Leicester, le toca al Atleti

Que un equipo “pequeño” se cuele a la gran final de la Champions League, o que de plano gane una competición como la Premier, ocasiona grandes titulares en la prensa deportiva internacional y hasta llega a merecer algún espacio en las páginas editoriales de los diarios más importantes. Muy bien, pero, ¿qué pasa aquí, en México? ¿Cuáles serían los tales “modestos” y qué repercusiones han tenido sus triunfos? No pasan de dos, señoras y señores: Xolos de Tijuana fue un humilde que logró hacer historia y lo fue también el León. Y, bueno, aunque no alcanzó el título, el Querétaro se plantó en la mismísima gran final del Clausura 2015

Estos clubes han conseguido meterse en el selecto grupo de los que siempre están ahí, con el título en su palmarés, o como aspirantes en el juego decisivo. Ahora bien, los ganadores de la Liga MX no son solamente los dos de siempre de la Liga española —a saber, el Barça y el Madrid, con alguna remota incursión del Deportivo La Coruña, en el lejano 2000, dos del Valencia, en 2002 y 2004, y la mucho más reciente del Atleti, en 2014— sino que los premios se distribuyen, en la historia de los torneos Apertura y Clausura, entre nueve equipos, incluido ese Atlante que, ganador del Apertura 2007, ahora chapotea en las pantanosas aguas de esa División de Ascenso de la que casi nadie puede ascender.

Esos miembros de nuestra casta divina futbolística son, sin contar a esos antedichos entrometidos, los siguientes equipos: Pumas, Toluca, Pachuca, América, Guadalajara, Santos, Tigres y Monterrey. Estamos hablando desde el Apertura 2002 hasta este torneo Clausura 2016 que todavía no se decide y, con el perdón de ustedes, los señores del Cruz Azul no figuran en la lista de honor porque llevan una eternidad sin consagrarse.

La Liga MX, luego entonces, es una competición muy pareja, muy igualada y muy emocionante, en la que ocho equipos diferentes pueden aspirar, cada que toca, al título. No hay ningún conjunto dominador y hegemónico en nuestro futbol, por lo menos en los últimos tiempos y más allá de los trofeos que puedan haber conseguido a lo largo de los años las Chivas, las Águilas, los Pumas o los Cementeros de la prehistoria.

En este sentido, y luego de la hazaña del Leicester, campeón de la Premier a los dos años de haber ascendido, creo que a los mexicanos nos gustaría que se rompiera el monopolio de las avasalladoras maquinarias futbolísticas de España. Que los colchoneros del Atleti cambien la jugada, por favor, y que se coronen.  

revueltas@mac.com