Deporte al portador

Juegan de veras y no las pelan

Hace algunos años, en un arranque de pensamiento fantasioso, se me ocurrió escribir, ya que el futbol es algo así como nuestro deporte nacional, que la Suprema Selección Femenil de Patabola podría desempeñar muy dignamente el papel que los mocetones del Tri no han logrado representar a nivel mundial. Digo, no es por ningunearlos ni mucho menos pero en un entorno donde se mueven equipazos como Alemania, Brasil, Italia, Argentina y Francia, entre otros notables y entre muchos aspirantes que pretenden ardientemente colocarse exactamente donde los mexicanos ambicionamos también estar, la misión de jugar una gran final es prácticamente imposible. Pero, ¿qué tal las chicas? En aquellos momentos, el ámbito del futbol femenil parecía un territorio virgen por conquistar: las mexicanas podrían colocarse con mucha mayor facilidad que otros países donde no hay siquiera verdadera tradición futbolística como Estados Unidos o, digamos, Japón.

Pues resultó que tampoco, señoras y señores. Se aparecieron, casi de la noche a la mañana, unas estadounidenses, justamente, absolutamente portentosas por no hablar de las alemanas o las noruegas. Mujeres deportistas perfectamente capaces de brindar un estupendo espectáculo aunque, por alguna muy extraña razón, el balompié femenil no despierte ni remotamente el interés –ni mueva tampoco las millonadas— que provoca universalmente el juego que protagonizan los machos certificados.

Y, es una pena esto, lo de que las mexicanas no hayan logrado destacar, como lo otro, lo de que el futbol que juegan las mujeres no merezca mayor atención. Además, la competencia es durísima ahora: esos antedichos equipos teutones, vikingos y yanquis son, creo yo, tan inalcanzables para las futbolistas mexicanas como las selecciones que dominan tradicionalmente en el balompié varonil.

En fin, es una buena noticia, de cualquier manera, que el equipo dirigido por Leonardo Cuéllar haya logrado la calificación directa al próximo Mundial Canadá 2015. Y hay algunas jugadoras realmente talentosas, como Charlyn Corral, que muy seguramente ofrecerán muy buenos desempeños. ¿Cuándo se logrará el futbol femenil la atención que merece? Esperemos que pronto porque esta indiferencia es una suerte de injusticia para las deportistas.  

 

revueltas@mac.com