Deporte al portador

En Inglaterra sí les gusta el futbol

Disfruto enormemente los artículos de John Carlin en el diario EL PAÍS. El extraordinario periodista británico es un gran aficionado al futbol y escribe divertidas reseñas sobre el mundo del balompié aderezadas, además, de sabrosas provocaciones y de cierta incorrección política.

Tenemos aquí a un inglés, aunque de padre escocés (y madre española, por lo cual se expresa con toda solvencia en la lengua de Cervantes), que suelta sin mayores reparos la enormidad de que se juega mejor en España que en la tierra donde se inventó el más universal de los deportes. Y nos dice, además, que los equipos ibéricos se desempeñan mejor en las competiciones europeas porque los españoles se despiertan más tarde —o sea, que están en mejores condiciones para jugar en los horarios nocturnos de la Champions League y de la Copa de la UEFA—. De paso, recomienda que los técnicos alienten a sus jugadores a “imitar el modelo Ronaldinho y, si fuera posible, considerar la posibilidad de dejarles dormir hasta las doce del día, abandonando de una vez por todas la salvaje costumbre de los entrenamientos matutinos”.

Pero, donde la cosa deja de ser tan favorecedora para el futbol español es en el tema de las finanzas. Porque, señoras y señores, resulta que esos inglesitos que siguen semana a semana a equipos como el Newcastle United, el West Brom o el Sunderland tienen un corazón tan grande que no sólo llenan los estadios sino que 13 millones de aficionados pagan por ver los partidos en los canales de la televisión por cable o por satélite.

Luego entonces, estamos hablando de que esa generosa y entregada afición representa un gran negocio. En España, sólo 2 millones de seguidores pagan de su bolsillo por mirar a sus equipos. Y aquí, en México, la firma del convenio entre Fox Sports y los equipos Pachuca y León no ha sido la mejor decisión de negocios porque, según parece, los aficionados mexicanos quieren todo gratis en la tele. Pero, tampoco acuden masivamente a los estadios para apoyar a sus equipos, jueguen como jueguen. Dice Carlin: “Muchos más ingleses pagan también por ver el fútbol en directo en los campos. El Newcastle United juega feo y va hoy undécimo en la tabla, sin posibilidades de ganar nada ni de perder nada, pero su estadio siempre está repleto”.

¡Admirable Premier League! O, mejor dicho, bendita  afición inglesa.

revueltas@mac.com