Deporte al portador

Dignísimos rivales en la gran final

Desahuciado luego de su fracaso en la Libertadores, el León levantó cabeza, sacó pecho y mostró los tamaños que le faltan a los “grandes”. Se había metido en último lugar, de chiripazo, en la liguilla, denuncian los puristas. ¿Y? ¿De qué la ha servido al Cruz Azul, para mayores señas, liderar el torneo si a la hora de la hora deja ir las victorias que se cree que tiene amarradas?

¿Es injusto, este sistema de eliminación directa en un torneo que no pareciera recompensar la regularidad? Pues, ustedes dirán: en la penúltima fecha de la Liga BBVA de España, el Atlético, que encabeza la clasificación y que lleva semanas enteras arriba, no pudo sentenciar: empató con el Málaga. O sea, que se juega todo, lo que se dice todo, en el último partido de la competición contra su rival directo, un Barça que, por su parte, tampoco pudo sacar una victoria ante el Elche que, digamos, no es ni mucho menos un equipo de relumbrón (décimo cuarto lugar, en la anterior jornada).

¿Y el otro aspirante, ese Real Madrid que va con todo para alcanzar su décimo título de la Champions League? Pues, lo echó fuera el Celta, que se pudo colar así al octavo sitio gracias a los otros resultados de la jornada 37.

Lo que quiero decir es que, a pesar de la presunta regularidad que aseguran los torneos largos, puede llegar un momento en que las cosas se deciden en un partido, uno solo nada más. Es lo que va a ocurrir con el Barça y ese Atlético de Madrid que, por más méritos que tenga y más simpatías que despierte, tendrá que dejar las cosas bien claras en la cancha. ¿No es eso lo que pasa en nuestra liguilla?

Y, vistos los resultados y sus desempeños, los dos finalistas llegan con totales merecimientos, más allá del partidazo que ofreció anteayer Santos en la segunda mitad del encuentro y de que la suerte (hubo dos disparos a los postes que hubieran debido subir al marcador) también juegue un papel.

Veamos también un dato: los Panzas Verdes vencieron, en la fase final, a los dos mejores equipos del torneo regular. Y exhiben, con perdón, un formidable juego de conjunto. En cuanto a los Tuzos del Pachuca, estaban fuera pero protagonizaron una remontada histórica contra el Querétaro. Dignísimos rivales, en una gran final, digan lo que digan los demás.  

 

revueltas@mac.com