Pelotazos

Sí vale la Copa MX

El Estadio Universitario estuvo lleno y los jugadores de Tigres brincaron al tener en sus manos el hermoso trofeo labrado en plata. La Copa MX sí vale, como sea, es motivo de festejo. Más para un club millonario y con una afición ejemplar, pero con sólo dos vueltas olímpicas en 30 años. Como le sirvió al sufrido Cruz Azul el año pasado… Sí vale, cómo no.

Entendida en su origen con la gracia de la eliminación directa cuando no había Liguilla, la Copa fue construida por eso, por la emoción de los partidos de matar o morir. Por eso murió momentáneamente, porque en México la Liga se volvió una calificación para un torneo de Copa. Pero ahora ya instalados en el espíritu de la feria de pueblo, con hasta tres campeones al año, otro trofeo es bien recibido. Engancha bien en una cultura de 365 días de festejos al año del santo patrono del pueblo en turno.

Y vale muchísimo el subcampeonato para una franquicia que pelea con mucha dignidad desde el ascenso. Hoy en Oaxaca pueden estar satisfechos y con la cara en el futuro. Al fin y al cabo el futbol es una fábrica de ilusiones y los Alebrijes llegaron hasta acá, les da todo el impulso para llegar y posicionar una ciudad, un estado, una cultura en el mapa futbolero. Bien pensada la inclusión de estos equipos que dan dignidad a una versión extendida del futbol mexicano.

Y vale también por Ricardo Ferretti, histórico, símbolo de tres franquicias, ya le dio a sus Tigres una Liga y una Copa como entrenador. Ya le dio a sus Pumas dos Ligas como jugador y otra como técnico, y a Chivas un campeonato. Y con tantos años dirigidos en forma ininterrumpida no será un milagro extraño que se meta otra vez a la Liguilla. Así de generoso es el futbol mexicano, y con el festejo ayer en Monterrey, se crece la leyenda del Tuca, así sí pesa la Copa. En la Liguilla quién querrá enfrentarse a este equipo campeón.

roberto.velazquez@milenio.com

twitter@rvbolio