Pelotazos

¿Qué va a pasar con el millonario Messi?

“Míralo, corre como desesperado. Seguro se le acaba el contrato al final de la temporada”. Bastaba hacer una nota mental a esa flamígera acusación de mi abuelo para comprobar, meses después, que el futbolista en cuestión andaba en negociaciones con tal o cuál club, o que pedía una carretada de dinero para volver a firmar.

Al Barcelona le urgía “revisar” el contrato de Lionel Messi. Quería hacerlo antes de que el futbolista se fuera a concentrar con Argentina para la Copa del Mundo. Así, un día antes del partido que podría salvar la temporada, el juego por el título de Liga contra el Atlético de Madrid, el club catalán emitió un escueto comunicado: “Se ha llegado a un acuerdo para la adecuación contractual del jugador de la plantilla profesional Lionel Messi.”. Ayer se firmó el contrato y Messi tenía una enorme sonrisa en la foto que circuló su club.

Supongamos que querían que el jugador estuviera tranquilo para el juego más importante del año. Que así saldría a hacer lo que ha hecho cien veces: hacer ganar a su equipo. Pero ante el Atlético el argentino fue un desastre. No pesó, no desequilibró, no generó peligro. Corrió, como corre cualquier mortal.

Primera hipótesis: después de haberlo ganado todo, y con la confirmación de que ya sería el mejor pagado, su cabeza se adelantó a Brasil. A hacer lo único que de verdad le falta a su carrera para meterse a la eterna polémica de quien es el mejor futbolista de la historia. Ganar el Mundial, y sí lo hace en Brasil, la cuna de Pelé, mejor. Gran presión… ¡Qué importa una Liga más!

Segunda hipótesis: Está en el peor momento de su carrera, fatigado… Tuvo lesiones musculares recurrentes y los penosos incidentes de vómito en el campo. Messi llegará fundido a la Copa del Mundo y el juego ante el Atlético de Madrid es un presagio de la gran decepción de la década.  

 

roberto.velazquez@milenio.com

twitter@rvbolio