Pelotazos

¡Qué terrible desperdicio!

Más de 38 mil personas salieron felices del Estadio de Ciudad Universitaria el sábado. En el campo los Pumas CU derrotaron 38-31 a los Auténticos Tigres en series extra. Como ha sucedido desde la división de la Onefa en el 2009 el resultado de este juego en temporada regular ha decidido dónde se juega la final. Han sido cinco consecutivas entre estos dos equipos. Hasta el año pasado, que los Pumas ganaron el título de visita, el local en el último juego siempre había sido campeón.

Fue un gran espectáculo, emocionante, emotivo, con un regreso de la UNAM para empatar con sólo 20 segundos en el marcador. En series extra Pumas anotó en su primera oportunidad y Tigres falló con un pase incompleto en la zona de anotación.

Es una verdadera lástima que este deporte tan querido por los mexicanos, que llegó a ser el más popular del país hasta la mitad del siglo pasado, sólo tenga dos partidos importantes al año en su Liga histórica. Hay un terrible desequilibrio entre estos dos equipos y el resto. Del otro lado está la campaña de la Conadeip que prácticamente es una torneo interno de los campus del Tecnológico de Monterrey y como invitado los Aztecas de la Universidad de las Américas.

En el medio tiempo del juego del sábado estuvo Joe Montana en un homenaje un poco desorganizado, pero que igual emocionó a los aficionados. Llegó invitado por la NFL en medio de la campaña de concientización contra el cáncer de mama. La NFL sabe que aquí en la cercanía se genera la fidelidad y la afición a un deporte.

Pero son esfuerzos aislados, buenas intenciones, van seis años sin que se pueda organizar, reunificar una Liga que podría ser una gran alternativa para las familias. El futbol americano estudiantil es una verdadera oportunidad desperdiciada para el deporte de México. 

 

roberto.velazquez@milenio.com

twitter@rvbolio