Pelotazos

No hay suficientes atlantistas de primera

Sin dinero no se puede competir. El Atlante tiene pocos recursos porque Grupo Pegaso, encabezado por Alejandro Burillo decidió invertir en otros negocios y no perder demasiado dinero en el futbol a pesar de todo el esfuerzo de “promoción del deporte” que hicieron con este equipo profesional.

A los Potros les faltó dinero para contratar grandes refuerzos, y les ha faltado inversión en fuerzas básicas para formar a jugadores de calidad que pudieran reforzarlo. Le faltaban medios para comprar a jugadores mexicanos de otros equipos. A cambio, tuvieron que vender una y otra vez a sus estrellas para mantenerse. Ya ni el buen ojo para traer buenos extranjeros les ayudó porque también se los fueron quitando.

¿Y por qué el Atlante no tiene dinero? Porque no tiene suficientes aficionados. Y eso hace que el contrato de televisión sea más barato, que los patrocinadores paguen menos, que se vendan menos entradas en el estadio y menos camisetas.

Los atlantistas se fueron muriendo. Las gradas se fueron quedando vacías. El máximo ejemplo fueron sus últimos partidos en el estadio Azteca con entradas de pena. Por eso la mudanza a Cancún, para intentar convertirse en un equipo regional. Ni siquiera un título hizo que esa ciudad sostuviera al equipo. No pegó, no arraigó. Todavía el año pasado le andaba arrebatando la Copa al Cruz Azul. Todavía este año son un equipo divertido de ver, ofensivo, arrojado, con chispazos de calidad. Y lo fueron muchas veces. La lista de grandes jugadores y técnicos está en estos días en todos lados.

Ni así hay suficientes atlantistas para sostenerlo en Primera. Le quedaba la buena voluntad, el amor y sacrificio de un empresario, pero no fue suficiente. Ahora sufren los pocos que quedan, y esos, los fieles son quienes menos culpa tienen. Pero desde hace años que se fueron quedando solos.

roberto.velazquez@milenio.com

twitter@rvbolio