Pelotazos

Y sigan adorando al futbol español…

Messi y Ronaldo. Barcelona y Real Madrid. Y ya. El esfuerzo maravilloso del Atlético de Madrid de Simeone en la Liga puede quedar en nada aunque ya se llevaron una Copa. Al mismo tiempo llega la noticia de que el Valencia, seis veces campeón de Liga en el futbol español, está en venta. No es el Atlas y sus años de desgracias que a punto del descenso obligan a buscar dinero fresco. Es la crisis de todo un modelo que centraliza y destruye, que impide competir. La deuda es de 415 millones de dólares. Todo por intentar rivalizar contra dos gigantes que se llevan todo: la tele, la Champions, el marketing.

El chiste del deporte, del futbol, es perder y ganar con esfuerzo, disfrutar la competencia. El modelo de los equipos hegemónicos no es viable. La respuesta está en el punto medio. Equipos grandes y populares competitivos pero con rivales dignos. Que en México el América (popular y con recursos históricos) y el León (local con prestigio nacional y suficiente dinero) disputen una Final, que tengan la posibilidad ambos, de ser campeones significa a la competencia y al espectáculo.

Por supuesto que habrá comparaciones críticas sobre el nivel, el profesionalismo que exhiben los equipos españoles que invierten más en jugadores buenos de todo el mundo. Ese es el único secreto. Pero qué tan sustentables son los clubes, tiene que ser un parámetro sobre la salud de una liga. España es una Liga quebrada de dos clubes y un invitado ocasional.

Hay países más sanos. Alemania es un buen ejemplo con su Bundesliga y las reglas que impiden endeudarse. No durará demasiado la crisis del futbol español, pero ayuda por un segundo y con una Final en México que abarrota estadios, a tener un poco de perspectiva.   

http://twitter.com/rvbolio