Pelotazos

Ya guarden un rato a Miguel Herrera

La selección mexicana de futbol debería tener una mejor forma de mantener la atención que seguir exponiendo a Miguel Herrera. Él solito a menos de tres meses de la Copa del Mundo está en las pantallas de televisión en todo tipo de comerciales. Hasta una polémica rara por aparecer en uno de esos anuncios con un loro en el hombro, lo mantuvo en las primeras planas.

En medio de tanta atención dio una entrevista a FIFA.com y acepta que se expone demasiado: “Soy muy frontal, muy directo. No alcanzo a pensar o a respirar bien las cosas y digo lo que siento. Es parte de lo que me ha tenido en el ojo del huracán en todos lados donde estuve. Afortunadamente me ha ido muy bien en la cancha, pero debería ser un poco más pensante”.

Un momento de lucidez para regresar a temas que están muy bien para una charla de café, pero que en este momento sólo distraen. No se entiende qué hace hablando de Miguel Mejía Barón. Hace 20 años que una tontería en la cancha marginó a Herrera del Mundial de Estados Unidos como jugador (se hizo expulsar tontamente en las eliminatorias y jamás volvió a tener la confianza del cuerpo técnico). Echarle la culpa a quien en ese entonces tenía su misma chamba es abrir una puerta muy peligrosa e innecesaria. No parece lo más sensato hablar de convocatorias y traiciones cuando él está en el mismo proceso, cuando él también tendrá que dejar a muchos jugadores afuera. Cuando seguramente no podrá llevar a todos los futbolistas del América que le salvaron la eliminatoria y con quienes le une un vínculo emotivo.

En cambio, sobre Carlos Vela respondió con elegancia y claridad, lo que se esperaría de un técnico nacional. Demasiada exposición de Herrera que no le permite atinarles a todas. Mejor guardarlo un poco, que no parezca que está distraído.

roberto.velazquez@milenio.com

twitter@rvbolio