Pelotazos

La estúpida costumbre de golpear al Cruz Azul

Para el Cruz Azul siempre hay un pero. Como si fuera una obligación de comentaristas, periodistas y hasta de los aficionados dudar, golpear. Pesa mucho, mucho, en contra del análisis del momento actual de La Máquina tener sólo un título en 34 años, y que hayan pasado 17 años desde el último campeonato. Víctima del pasado. Pero hay que detenerse a pensar en cómo, excepto un par de crisis que fueron solventadas bastante rápido, siempre en tres décadas ha estado en los primeros lugares y que ha jugado bien, muy bien al futbol, como para llegara a diez finales. Entiendo la obsesión por los campeonatos, pero eso no hace a Cruz Azul una porquería de equipo, al contrario.

Ahora la Máquina otra vez se roba la Liga. Sin ser perfecta, logra siempre sacar los resultados, recuerda en un plano ideal a ese equipo frío y calculador que hizo época hace 40 años. Es además un grupo de revanchas. La más importante es la del director técnico Luis Fernando Tena. Un héroe de medalla de oro olímpica que fue arrastrado en la tragedia del Chepo de la Torre en la selección nacional. Ha tocado el cielo y el infierno con tanta frecuencia que es envidiable su frialdad, su temple, su mesura y autocrítica. Es un sobreviviente. Es, además, el último técnico que hizo campeón al Cruz Azul, sí, el único en los 34 años.

La Máquina exige un riguroso ejercicio intelectual. Este Cruz Azul más… No hay equipos iguales ni circunstancias iguales en el futbol. Comparar con años anteriores es una costumbre, pero en rigor es estúpida. Puede haber cierto peso psicológico por los fracasos anteriores, pero es casi un equipo nuevo. Y sacan los partidos con eficiencia. Al deporte de golpear y dudar del Cruz Azul hay que ponerle un asterisco con este grupo. No sé si va a ser campeón, pero, por lo pronto, hoy es el mejor equipo de México, sin ninguna duda. 

roberto.velazquez@milenio.com

http://twitter.com/rvbolio