Pelotazos

Las barras, los hooligans, la policía y la solución (Parte 2)

El martes desmontaba dos mitos sobre la violencia en el futbol tomando como referencia al futbol inglés. Hoy refiero dos ideas que han dado resultados cuando se han aplicado en otros países.

1. La culpa es de la policía porque no sabe controlar y prevenir las posibles situaciones de violencia en un estadio. VERDADERO. Un cuerpo de seguridad bien entrenado y especializado en eventos deportivos no provoca incidentes y puede evitar a los aficionados peligrosos. En la Euro del 2000 (realizada en conjunto en Holanda y Bélgica), la policía holandesa trabajó durante meses en planes de inteligencia y vigilancia, los resultados fueron espectaculares, sin un problema. La policía belga no se preparó igual, utilizó métodos tradicionales y en la ciudad de Charleroi se dio el último incidente grave de hooligans ingleses en un evento internacional.

2. La solución es simplemente no dejar a los violentos ir a los estadios o acercarse a ellos. VERDADERO. La mayor parte de los clubes ingleses venden todos sus boletos en abonos por temporada. Son muy escasos, preciados y caros. Esto hace que al estadio vayan sólo las personas a quienes les importa mucho el futbol y están dispuesto a pagar para ver el juego. Desgraciadamente los hooligans siguen existiendo aunque no se les vea por los campos de futbol. Se reúnen en bares a ver los partidos y ahí hacen sus desmanes, se citan por internet para agarrarse a golpes en parajes donde no haya cámaras. Pero al menos no afectan a las personas que quieren ver el futbol en paz. El problema para el futbol mexicano es mejorar el espectáculo y la experiencia en el estadio para que los boletos y los lugares sean codiciados.

Nota: El Guadalajara ha anunciado que no habrá más barras en su estadio. El resto de los clubes no debe esperar a tener un incidente igual para tomar la misma medida.

roberto.velazquez@milenio.com

twitter@rvbolio