Pelotazos

¡Sálvanos, Beckham!

Entiendo el patrioterismo de los mexicanos en el futbol “soccer”. Cuánto placer hay en ser “mejor” que Estados Unidos, y cuánta culpa y coraje cuando los gringos nos ganan. Pero el “soccer” le puede hacer mucho bien al “futbol”. Como vender autopartes, como las remesas…

David Beckham acaba de comprar una franquicia de la MLS. En Miami. Y van a construir un estadio en el centro de la ciudad y será el equipo número 22 de la aburridísima Liga estadunidense. Pero crecen y crecen, con sentido, con planeación. Aunque sigo pensando que es una Liga menos atractiva, menos competitiva que la mexicana, su organización su disciplina y construcción de mercado deben ser aprovechadas en México. Se necesita una asociación estratégica.

Lo mejor que podría pasarle a la Liga MX es competir una y otra vez con la MLS. Y aprenderle en profesionalismo. Y a la vez exigirle competitividad. Nada mejor que explotar ese mercado que prácticamente puede compartir México. Como sucede en algunas plazas en la Concachampions, donde las tribunas estén divididas.

Durante años el deporte estadunidense se ha mudado al centro de las ciudades, donde la gente pueda caminar al estadio, irse a cenar después del partido. En México, la tendencia es opuesta y ahí está el fracaso del Omnilife en Guadalajara. Hermoso, moderno, funcional, pero es una pesadilla llegar a él, es un embudo y con pocos medios de transporte. Aunque el Estadio Azteca ya está en medio de la ciudad también para llegar a él es un suplicio. La única excepción sería el Estadio Azul, pero su equipo no ayuda mucho.

Y los topes de salario que hacen una Liga competida son un buen ejemplo para las Ligas europeas, un problema que puede llegar a México muy pronto. Como sea, la Liga mexicana debe aprovechar la cercanía, inteligencia y el poder de un gran mercado. 

http://twitter.com/rvbolio