Pelotazos

Monterrey y el futbol de quinta

El Mundial de Clubes pasó de noche. No hay el más mínimo interés en México por este torneo y el quinto lugar de Monterrey es otra vez un pobre resultado. Aunque este es un campeonato que la FIFA se ha inventado para que no jueguen nada más el campeón de la Libertadores y el de la Champions. Para que de vez en cuando, como sucedió ahora un equipo como el Casablanca (jugando de local) se meta a la Final y se pueda declarar un club campeón del mundo. Es una herramienta deficiente, pero es la que hay.

Debería jugarse en verano justo con los equipos que vienen en ritmo y de ganar sus torneos continentales. Pero el drama de los calendarios internacionales, la saturación de partidos y las fechas encimadas han convertido a esta buena idea en un apéndice que únicamente sirve para que algunos que ya lo han ganado todo, como sucedió alguna vez con el Barcelona, sólo presuman más títulos. Es un pilón, pero cuenta.

Debería ser un mayor incentivo para los equipos de México, que dan prioridad a sus Liguillas, a sus minitorneos y que desprecian el esfuerzo de la competencia internacional. Puede al final ser un asunto de presupuesto. De no tener equipo suficiente para jugar dos veces por semana. Será porque los jugadores en México cobran más de lo que merecen, porque los derechos de televisión no pagan todo lo que deberían o no se distribuyen como deberían, porque ir al estadio es en casi todas las ciudades un vía crucis y la recaudación por boletos no da para mucho.

Por las razones que sean. A pesar de los avances, de ver futbol agradable en la Liguilla, no alcanza. Sigue siendo un futbol de clubes de quinto lugar, excepto algunos campanazos, de quinta cuando compite en el gran escenario internacional.

Por vacaciones de fin de año, Pelotazos regresa en enero. Los mejores deseos a los lectores para el 2014. 

http://twitter.com/rvbolio