Pelotazos

Mohamed o se aguanta o se la juega

Hay una lógica disminución en el ritmo de juego del América después de un 2013 extraordinario. Para llegar al título y al subcampeonato el director técnico Miguel Herrera necesitó un año completo, todo el 2012, donde se quedó en dos semifinales. Para las Águilas era complicado mantenerse, aun sin cambios en directiva y entrenador. Aunque en los primeros siete partidos del Piojo en el Apertura 2012 las Águilas llevaban 12 puntos, los mismos que tiene en este momento el equipo ahora dirigido por Antonio Mohamed, la diferencia es que Herrera tomó a un equipo que había quedado en el lugar 17.

La presión para Mohamed apenas lleva dos partidos, por dos derrotas, pero el próximo sábado juega contra Pumas y el dominio americanista en los últimos años ante su rival de ciudad ha sido abrumador (seis victorias consecutivas) un resultado negativo encenderá al rápido linchamiento tan común en el futbol mexicano.

Alarma para desesperarse. Y eso es lo que está haciendo Mohamed. Primero dejó al equipo jugando igual y le funcionó, pero la vanidad de los entrenadores es grande, al fin y al cabo para eso les pagan, para transmitir y hacer cumplir su santa voluntad. En el caso de las Águilas los experimentos han desubicado a un equipo que se sabía de memoria. Y no se trata de que no encuentre cómo suplir a Sambueza, quien el torneo pasado con Herrera al mando también se perdió dos juegos por ser expulsado y el América goleó en ambos (uno a Pumas por 4-1 en CU). Hay una confusión en los jugadores y un equipo que tenía todo tipo de variantes para atacar ahora es chato y monótono con la pelota.

Mohamed tiene dos opciones a corto plazo, dejar al equipo caminar solo y esperar antes de reinventarlo o jugársela con sus ideas, que ha quedado demostrado que no son tan malas. Lo veremos en las próximas semanas. 

roberto.velazquez@milenio.com

http://twitter.com/rvbolio