Pelotazos

Lo que "Memo" Ochoa esperó cuatro años

La lejanía y la competencia, el buen nivel de otros porteros, no fueron las razones por las cuales Guillermo Ochoa perdió la titularidad de la selección nacional. La perdió cuando todavía jugaba en el América antes de la Copa del Mundo de Sudáfrica, en que Óscar Pérez sorprendió y se quedó con el puesto. Memo cometió un par errores garrafales, deficiencias técnicas, en marzo del 2010, uno con la selección contra Corea del Norte y otro con las Águilas ante el Puebla. Ahí, en el campo, dejó un lugar que en teoría tenía seguro.

Cuatro años después ha quedado claro que su exilio dorado en Francia fue una gran decisión. Se alejó de los reflectores, de la prensa rosa, tiene una familia estable con una pequeña hija en una ciudad maravillosa para vivir. Ha cumplido cien juegos en el Ajaccio y se ha ganado el respeto del futbol francés. Se acaba su contrato en junio y no tendrá ningún problema para firmar con un mejor club europeo.

Mientras, Jesús Corona, está siendo parte fundamental de una campaña histórica del Cruz Azul con sólo tres goles en contra. Su actuación todavía fresca de los Juegos Olímpicos lo ponen como un tipo experimentado y cumplidor ante momentos de verdadera presión. Es un gran portero.

A pesar de esto, creo que Guillermo Ochoa deberá ser titular en el Mundial de Brasil. No es ninguna sorpresa su gran partido ayer en la Fecha FIFA con el Tri. La oportunidad que esperó cuatro años, para la que se preparó futbolísticamente y psicológicamente. Le llega en un gran momento y la motivación de mostrarse para conseguir a un gran club en el verano lo hace un tipo que no puede perder y que no puede equivocarse. Al final de la Copa tendrá 29 años, edad perfecta para un portero para el que pueden venir sus mejores años.  

http://twitter.com/rvbolio