Pelotazos

La Liguilla se agota hasta para la tele

Hay torneos cortos en los que es imposible defender la Liguilla de ocho equipos cada seis meses. Sigo convencido en el sistema de postemporada, el formato de playoffs que tanto le funciona a los deportes estadunidenses, y a la Champions y a la Copa del Mundo con sus partidos de eliminación directa.

He defendido a la Liguilla, pero en este Apertura 2014, tan malo, tan aburrido, creo que cuando mucho cuatro equipos deberían disputarse el título: América, Toluca, Tigres y Atlas o Monterrey, el que termine mejor el torneo. Tal vez el Leóna que ha cerrado bien. Deberíamos ir directo a semifinales. Debajo de estos equipos hay demasiada mediocridad, irregularidad, falta de talento. No merecen ni la taquilla de unos cuartos de final.

La Liguilla ha hecho que los clubes se concentren en sacar puntos, con la mitad de los que hay en disputa es suficiente para calificar y hacer como que su torneo valió la pena. Es barato el premio para jugadores y directores técnicos, hay un gran incentivo en “calificar” como sea. No importa jugar bien, dar espectáculo, tener grandes jugadores que emocionen. No da tiempo para formar jóvenes o para darle tiempo de adaptación a algunos extranjeros que podrían valer la pena.

La Liga MX necesita una revisión en su sistema de competencia. Las televisoras deben olvidarse de que en la Liguilla está el negocio, y con la llegada de nuevas televisoras, con un pastel más repartido les puede pasar lo que a Tv Azteca que está a punto de quedarse sin partidos. Siempre serán mejores buenos partidos cada semana que tener una larguísima pretemporada de cuatro meses. Ojalá lo entiendan también los patrocinadores, porque ellos desde su agencia de medios y su poco interés por el deporte y el gusto por los números a corto plazo han contribuido en este desastre.

roberto.velazquez@milenio.com

twitter@rvbolio