Pelotazos

La Liga Pachuca

Hace algunos años, en la cúspide de su éxito deportivo, el Pachuca se autonombró “El equipo de México”. Con todas sus cualidades y defectos, tuvieron razón.

Ayer Andrés Fassi, miembro de Comité de Desarrollo Deportivo de la FMF, pero sobre todo vicepresidente del Pachuca, se paró en una banqueta a provocar ruido y especulaciones. En plena Liguilla puso en duda ante el público el futuro del Querétaro, el club que era de Amado Yáñez y que está intervenido por el gobierno federal.

Fassi dijo lo que piensa sobre el tema, lo que se le ocurre y lo que le conviene: “Para Grupo Pachuca está claro, solo hay dos opciones: si Querétaro es desafiliado, los dos equipos que jueguen el ascenso tendrían que subir automáticamente y la segunda, que el Atlante que descendió en el torneo juegue una especie de promoción contra el equipo que pierda la Final por el Ascenso”. Sencillo entenderlo, uno de los dos equipos que ascendería directo, o tendría una segunda oportunidad es Tecos, equipo también de este grupo que encabeza Jesús Martínez.

¿A razón de qué Andrés Fassi expone algo tan delicado como la posible desafiliación del Querétaro? Por mínimo orden sólo la Liga MX, su presidente o su vocero tendrían que hablar del tema. Pero ese es su estilo de comunicar.

Como también es su estilo construir proyectos deportivos exitosos. Sus tres clubes (dos en la Liga MX y otro en el Ascenso) están peleando por el título y por subir a la Primera División. En 20 años se han convertido en ejemplo. Nadie como ellos ha entendido cómo hacer funcionar a los equipos con los presupuestos, infraestructura y recursos disponibles en México.

Paro nadie como ellos ejemplifica mejor el desorden, y la falta de institucionalidad al comunicar y presionar a través de los medios. Sí, es la Liga Pachuca. 

roberto.velazquez@milenio.com

twitter@rvbolio