Pelotazos

#FueraTrejo: los Neo-Pumas

Los Pumas juegan horrible: están confundidos, desordenados, sus figuras ya no alcanzan a correr para sacar partidos. Lo que más le duele a los aficionados de este popular equipo es que sean tan temerosos, recatados, medrosos. Desde la dirección deportiva que encabeza Mario Trejo se apostó a un proyecto de salvación, de reconstrucción. Después del título del 2011 se rompió la continuidad en la dirección técnica y en el proyecto deportivo. Se destruyó la cadena de formación de jóvenes, se esfumó el talento, se perdió la brújula.

El torneo pasado fue una sorpresa como, este mismo equipo, fue sumando puntos. Tuvo mucho que ver la inspiración de Martín Bravo (se lesionó y ya se fue) y la suerte. En un torneo muy apretado le alcanzó a Universidad para calificar como tercer lugar a la Liguilla (pero sólo a cuatro puntos del lugar 15). Un espejismo que fue derrumbado con mucha facilidad en los cuartos de final contra el Pachuca.

Por supuesto que José Luis Trejo no es el mejor técnico para Pumas, no entiende nada de este equipo, está sacando una chamba. Como puede, con lo que tiene. Parece un error tener a 9 extranjeros (contando a los naturalizados) manda una pésima señal del estado de las fuerzas básicas que antes eran el corazón del Club.

Mal, muy mal haría la directiva en romper otra regla del club: la continuidad, los proyectos a largo plazo. Todos los aficionados que no entienden que irle a los Pumas es un largo ejercicio de paciencia serían más felices en otra tribuna. Este equipo se formó para alejarse del descenso, para ver si algunos de los prospectos jóvenes maduran para las exigencias de los torneos cortos mexicanos. Quien piense que Pumas está para destacar no entiende nada de futbol. Puede hasta volver a calificar, pero jamás va a brillar. Por eso ahí sigue el entrenador chambista, saca puntos, miedoso, no hay para más, no hay de otra.  

 

roberto.velazquez@milenio.com

twitter@rvbolio