Pelotazos

Apostilla al índice de José Fernández

Ayer, en este mismo espacio de La Afición, José Ramón Fernández Gutiérrez de Quevedo ponderó el éxito de México en la Copa del Mundo de Brasil con un parámetro: el número de seleccionados que sean contratados en Europa después del torneo.

Coincido, así se puede medir la capacidad de la Liga Mx para generar futbolistas de calidad. Representaría buenos ingresos a los clubes para invertir en fuerzas básicas y para contratar a mejores extranjeros. Aunque la salida de figuras baja el nivel local, es deseable que emigren, completen unas cuatro o cinco temporadas y mejor… que regresen en sus últimos años para aportar algo de calidad y enseñanza a los más jóvenes. Esto genera crecimiento a largo plazo.

Pero como bien apunta José, complica a la Selección Nacional. Sobre todo para las eliminatorias. Con los viajes transoceánicos los jugadores no rinden ni en su club ni en su selección. Un problema que no solo tienen los mexicanos. En 2011, el argentino Javier Pastore, por quien el PSG de Francia pagó 42 millones de euros, se quejó de que no podía agarrar ritmo con su nuevo club por los viajes a la eliminatoria: “Para cada convocatoria viajo 13 horas en avión para ir a Argentina y lo mismo para volver, y a eso hay que agregarle los traslados en Sudamérica como ya lo hicimos a Colombia o Venezuela, y las esperas en el aeropuerto...”

¿Es mejor tener una buena Liga, buenos clubes, grandes jugadores, si tu selección se pone en peligro de no calificar? Aun con el riesgo de tener que jugar eliminatorias sin “europeos”, el crecimiento de la Liga tendría que dar para calificar en Concacaf. Y para los torneos de medio año: Copa Oro, América y Mundial, tendrás mejores y más futbolistas. Desde la segunda división futbolística mundial, este “índice de crecimiento” debería incrementarse cada cuatro años.

roberto.velazquez@milenio.com

twitter@rvbolio