Futbol al día

Otra vez 3-0

Desde el año 1981 no le ganaba Tigres a Rayados 3 por 0. Pero no fue tan fácil como ahora.

Dios me cuide y no caiga sobre nosotros el pecado de la soberbia y, sin ser triunfalistas, la verdad, esperábamos un Clásico más reñido.

Si pones los 3 goles y luego los 3 balones al palo, te darás cuenta que no llegó a ser goleada porque Dios es grande, pero Monterrey no fue lo difícil que se esperaba.

Jugaron con 9 jugadores porque el 10 se la pasó tomando el sol en la cancha; pequeños duelillos con El Pilotito que le tapó muy bien todos los caminos y le bajó la moral, no luchó, no marcó, no tiró, no fue de cabeza y paseó su figura por la cancha dando la esperanza a sus hinchas de que con un tiro tienen.

Pabon hizo más. Defensivamente cero, pero ofensivamente fue el que hacía su lucha contra medio mundo porque sin compañeros a un lado, lo rodearon los amarillos y sólo un tiro al primer minuto que despertó y alertó a los Tigres. Fue todo.

El peso del juego cayó entre el resto, pero muy diseminados, mal ubicados, faltos de ritmo para este juego y nada, mostraron la cara más fácil para ganarles que yo haya visto en algún otro Clásico.

Ni cuando Tigres les anotó 6 goles hubo tanta debilidad en el lado azul y blanco. Problema de ellos.

Tigres jugó un partidazo, se metió de lleno al Clásico, atentos todos, concentrados, atinados en los pases, menos luteranismo y más verticalidad usando como catapulta a Guerrón, permanente dolor de cabeza. Pero si agarras a Guerrón aparece Rafita, y si agarras a Rafita aparece Lugo, y si agarras a Lugo aparece Damián, todos jugando muy bien.

Y en la media cancha se le ocurre a Pizarro jugar el partido de su vida haciendo una contención total. Bajó a la defensiva y subió para filtrar, hizo unos cambios de juego mortales y movió al Monterrey, que terminó cansado y con las pilas bajas, desanimados e imposibilitados.

Todo lo demás fue la misma historia. La defensiva de Tigres fue demasiada pieza para un poste que no se movía y un Pabón que merecía más compañía para no echar a perder su trabajo.

El 3 por 0 es justo un traje a la medida.

¡Es todo amigos!  

donrobert@multimedios.com