Futbol al día

En el último carro

Parece que los Incomparables vivimos la incomparable emoción de colgarnos del cabús de un tren carguero.

Y así colgados dejó Tigres en el desierto a otros desafortunados colegas que no supieron cómo subirse al tren y se han quedado entre los zarzales del desierto acompañados de algunas liebres y conejos con el permiso de salir otra vez a carretera abierta hasta el 3 de enero.

Que si fue contra 9, que debieron ser más contundentes, que si esto, que si lo otro.

La verdad es que toda la semana pasada los Incomparables decían que habría que clasificar a cualquier manera. Bueno, pues ahí está. Se hizo lo que se hizo contra 9 desorientados atlistas que se tiraron atrás todo lo que pudieron para defender su territorio, por más mal que juegue Tigres tenía que caer el gol… ¡y cayó!

Así que lo acepten o no, estamos en el tren donde 8 vagones van a tratar de llegar a la meta final, cada uno a su manera.

Ah, desde luego, este equipo puede dar más, muchisisisisísimo más. La gente les ha vuelto a poner en lo alto de su pedestal y ya saborean los juegos contra el América en el que, de entrada, no debemos aceptar ni un gol en contra en El Volcán y segundo, anotarles por lo menos dos, para ponerla algo difícil.

Pero hay que aumentar la calidad como equipo un trescientos por ciento para ser dignos de ser parte de este tren.

Por lo pronto, tenemos casi dos semanas para pensar en este sorprendente estado de calificación.

Buena semana.