Futbol al día

El nuevo estadio

Ya empezó el recubrimiento de las varillas y soleras que van a sostener todo el cubrimiento que será la cara del nuevo estadio, tal y como se presentó en la maqueta que conocimos frente al gobernador y las autoridades de Cervecería que en aquel momento dieron a conocer a la prensa, con los futbolistas como testigos, y los medios de comunicación dando rienda suelta a sus preguntas para saber más de lo que hoy es una realidad a la que le faltan menos de 10 meses para ver acción en esa grama.

Calculo que para febrero estará toda la pared exterior y quizá algo del techo, que ya van a dar cuerpo y forma al estadio, igual la colocación de los asientos.

Y  luego viene lo más latoso de la construcción, que son los pequeños detalles, plomería y electricidad, acabados y puertas, pruebas y más pruebas de iluminación, la pantalla y tantas cosas más que irán sacando a los Rayados de la tristeza por la pésima representación de este año.

Ese mal trabajo deportivo abre por sí solo la pregunta: ¿Van a dejar al equipo tal cual para jugar en ese tremendo escenario?, ¿lo van a cambiar?, ¿lo van a reforzar? Preguntas que se tienen que responder en la campaña de venta de los asientos, los abonos, los boletos y lo que la gente va a comprar.

El nuevo estadio está hermoso, pero el equipo, que al final del día es lo que se va a vender, está por la calle de la amargura casi en todos los aspectos. ¿Lo van a dejar así?

¿Es todo lo que dan los 7 magníficos?

Hasta el momento es demasiada casa para estos inquilinos. Me recuerdan aquel programa de TV de los 60, Los Beverly Ricos, de los que entran a la más bonita zona residencial de Los Ángeles en una carreta donde llevan los mismos muebles que usaron en el rancho. ¿Lo recuerdan?

De todos modos nos quedamos admirando la construcción de esta casa de futbol que merece calidad de la más alta en los jugadores y talento técnico.

¡Salucita! 

donrobert@multimedios.com