Futbol al día

Los naturalizados

De repente, desde el enorme y gran fracaso de la Selección Nacional —que no debemos olvidar a pesar del agónico triunfo sobre el equipito de Nueva Zelanda—, los grandes programas de todos los canales tomaron como carne de carroña el tema de los naturalizados con la pregunta: ¿Nos sirven o no nos sirven?  Todos los días, sin que falte uno, amanecemos con la noticia de que otro más quiere naturalizarse, por diferentes razones. Pero si eres futbolista, es razonable pensar que es para jugar más cómodamente al futbol   Tomemos el ejemplo local. Llegó Burbano y debutó de inmediato. Espericueta no lo ha podido lograr. En el Monterrey se les abre el campo a los negritos que vienen de Ecuador y Colombia, Y los pelones, entre los que hay jugadores buenos pero que son mexicanos de nacimiento, se tiran por todo el futbol de México y su paso por la Primera División se quedó en 180 minutos: 90 contra América y otros tantos contra Morelia.  Pero no hay más Primera División. La contratación del Tuca se nos volvió al revés. En Pumas trabajó con éxito con jóvenes, y en Tigres no quiere a los jóvenes. Ahora quiere jerarquías y éstas, también son caprichosas, veletas, traicioneras y se te paran en la cancha y no dan, agrandando la visibilidad al problema aun dentro de la niebla que se levanta con tantos comentarios sobre los naturalizados.

Decio de María declara unas necedades que nos dice claramente que nos lleva a estrellar el futbol en un muro. Y cuando eso pase, se va a ir sin dar una explicación a la terquedad de que el futbol de México se haga extranjero a la de a huevo. El desempleo entre los futbolistas mexicanos es una amenaza que ya pasó a una realidad. Los nacidos en México son poco negocio. Los hechos que Decio afirma estar en lo correcto van a hacer equipos con 10 no nacidos en México y solamente un aislado que se quede entre la bola.

Qué bueno que lo agarraron las televisoras continentales.

Qué malo que sea justo cuando el interés por el Mundial va a borrar todo efecto que cada Federación sufre.

donrobert@multimedios.com