Futbol al día

Una mala temporada

Si andamos calificando con los puntillos que han logrado dizque los mejores equipos de México, estamos bien lejos de haber vivido una buena temporada. Vamos a vivir una gran final, es diferente.

Porque hasta los que andan en el lugar 14 sueñan con meterse a la de a huesito en la contienda final y ganarse una o dos taquillitas que no están en el presupuesto. Recuerden que los futbolistas pelearán el próximo contrato en los días venideros y quieren dejar la mejor impresión en estos últimos juegos aunque toda la temporada se llenaron de hueva. Monterrey va hacia arriba, Tijuana va hacia abajo. El Atlas de superlíder y las Chivas cayeron al cuarto. El América necesita que los árbitros les den el permiso para golpear y de esa forma van a competir con ventaja sobre todos los demás equipos que los silbantes ni los pelan.

Como prueba, El Pirulí no le marcó a favor un penal a Leones Negros y es culpable directo del descenso de este equipo, así como al Puebla le favorecieron abiertamente en los últimos tres partidos y su salvación está tan manchada como aquel campeonato de Copa que les regaló Rojano.  De las cosas raras: Zavala comenzó su carrera como centro delantero, luego lo bajaron al interior, después como medio de contención y hoy termina la campaña como defensa central. Una falta de planeación monumental.

Cruz Azul no anima ni a un borracho. No se salió nunca de su estilo frío y pingüinesco  haciendo ver unas tribunas más vacías que los juegos del Correcaminos, el Mérida o el San Luis.

Nadie quiere ir a un estadio a dormirse por más que la cornetota esté jorobando pensando que con su ruido impone una diferencia.

La Federación no hace nada por cambiar esa rutina que cansa al pagante. Las liguillas le dan sabor al caldo y engordan el haber de los equipos pero su tendencia es afeminar al futbol y ganar la mayor cantidad de dinero con el menor esfuerzo posible. Los naturalizados han perdido otra batalla.

Chivas, con puros mexicanos de nacimiento, anda peleando el campeonato y si no se les da, mucho tiene que ver el pleito entre Vergara y Angélica, que tiene más emociones que la pelea de Pacquiao.  ¡Niéguemelo!  

donrobert@multimedios.com