Futbol al día

La diferencia

Tigres mostró una diferencia a favor que cambia totalmente los conceptos de quienes vimos el partido contra el bravo Santos Laguna.

Tigres mostró la armazón de un gran equipo.

Como si se inicia la construcción de un edificio que desean sea muy alto y tiene que tener viguetas grandes, anchas y del mejor acero para que no se pierda su fuerza.

Sus debutantes entraron como anillo al dedo. Burbano y Gutty, sin menosprecio del trabajo de los titulares, entraron como esas piezas que se mandan tornear para que todo cuadre.

Ya hay muy buen equipo y todavía andan buscando un centro delantero brasileño y los nombres que se mencionan son de gentes importantes que lo único que falta por ver es que sean adaptados a la ciudad, sistema y que la señora esté a gusto, y que la señora no sea tan celosa porque aquí el ganado es muy bravo.

El juego mostró puntos de gran valor, como los goles que anotó Pulido, la soltura de Lucas Lobos —que ya no es el único que traslada el balón— y las variantes sorprenden al contrario.

Bien por Pacheco, es otro que en poco tiempo desbordó, encaró, dribló, centró y por poco anota sin embargo alcanzó a levantar a la gente con tiros a gol.

Todos muy bien, hay que reconocerlo, y dan confianza de que el campeonato sea bien distinto al del año anterior.  La camisa nueva, hecha más parecida al Villarreal de España que a los Tigres, gustó. Lo refleja la cantidad de gente que se quedó después del juego a comprar la prenda.

El sábado no será de a mentirillas, les espera un América furioso y un Azteca lleno y parcial. Gente que sabe de futbol y admira al a local y al contrario, al que lo aporte.

Pero por lo pronto, nos dejaron un bello juego para recordar.

donrobert@multimedios.com