Futbol al día

El desorden de Tigres

Partido Tigres contra Querétaro en El Volcán.

A las nueve de la mañana el jugador Damián Álvarez abandonó la concentración en el Hotel Presidente Continental y se fue a bautizar a su hijo (a). El padrino fue El Chaco Giménez.

Retornó como a la una de la tarde y en el juego entró de titular y se lesionó. Inesperadamente Tigres perdió.

Pero los meseros, Tigres de corazón, comenzaron a soltar sopa.

Dicen que el equipo es un desmadre, que cada quien baja a la hora que quiere, uno por aquí, otro por allá, una muestra de que el grupo no existe y que no hay una autoridad que ordene la concentración.

Tuca está solo, administrativamente no le concierne formar a los jugadores como niños chiquitos. Créame, un equipo de pewe tiene más orden que nuestros bien amados Tigres.

Este es el primero de los reportes que junto, de parte de mis fieles meseros.

donrobert@multimedios.com