Futbol al día

¿Cuatro en contra?

Madre mía. Y un gol por entre las piernas del portero, escena que no veíamos desde los tiempos cuando Roberto Méndez jugaba en las infantiles de Tigres, y en esos tiempos era común una jugada así.

Todavía se amarraban a los burros con chorizo.

Pero en estas épocas, cuando vemos un Mundial en que la posición de arquero ha sido llevada al más alto nivel de honor por los guardametas que el mundo conoce y disfruta, cambias de canal y ves uno que un tiritititito que no llevaba nada, pero nada de nada, se lo deja entrar por entre las piernas y puede ser que ese gol ponga a los Tigres fuera del repechaje de la Libertadores.

¿Lo hizo adrede?

No sé de qué hablar más, si de los cuatro que nos anotó un equipo de mediano pelo o de los cuatro que no anotaron los Tigres en una permanente falta de capacidad para anotar gol.

En ese sentido, y reforzando la línea del ataque con uno que reaparece y otro que debuta, el equipo sigue igual o peor al del año pasado.

Delantera chata.

Vamos el sábado a ver el juego, vamos a ver si tienen el carácter para recuperar el marcador. Es fácil pensar que Morelia —de mediano pelo— te va a contragolpear, va a llenar las áreas de gente para evitar la movilización tigre y desesperar a todo el circo.

Pero vamos a conocer en persona lo que nos presenta Tigres, que de entrada, salió con uniforme blanco en Morelia, hasta parecía que iban a la Primera Comunión y no a un juego de futbol. Pérdida de identidad.

Es todo amigos.

donrobert@multimedios.com