Futbol al día

¡Muy bien, Martinoli!

No insultar y no mentir. Leyes de un buen cronista.

Que el público juzgue los contenidos, pero si no insulta y no miente, tiene el pleito ganado.

Los compromisos de las televisoras ponen en serios aprietos a los cronistas, comentaristas o narradores. No les gusta que les digan sus verdades y te pintan la cara con la tinta de los contratos.

Eso hace que un mal trabajo se tenga que decir que es buen trabajo. Eso es mentir.

Lo que se hizo en la Selección fue un mal trabajo, a veces pésimo. Decirlo no es mentir. Pero molesta.

Martinoli señaló, como yo y como todos los que queremos y amamos esta gran profesión, que todo estuvo mal hecho y que en ninguna parte del mundo nadie puede armar dos selecciones. Ahí de repente se hizo a un lado el nombre de México y se defienden intereses muy personales pero sin argumentos, ni uno solo, así que el pleito se carga con facilidad y nos muestra que el cronista tiene la razón.

Y cuando no hay argumentos, viene la violencia verbal que distingue a las personas en la cultura y conocimientos para andar en cualquiera de los dos medios. Y si de repente salta el cobre, surgen esas peleas interesantes que alimentan a los que quieren sangre, no futbol.

Lo que quiere Martinoli es futbol bien organizado, planeado, dirigido y con valores para competir en la Copa América y no para que se burlen de los mexicanos.

Esa reacción de Miguel yo la conocí cuando estuvo en el Monterrey, pero como no existía el Twitter no llegó a participar nadie de la familia.

Pero no nos salgamos de la principal razón del pleito. Todos queremos una buena Selección. Lo de la Copa América dio vergüenza y ya me cansé de ser el payasito del show.

Como decía mi papá: “La mona, aunque la vistas de seda, mona se queda”.  

donrobert@multimedios.com